Cooperación Sur-Sur promueve cambio de paradigma

Posted on 28 November 2011 by admin

Richard Ssewakiryanga, experto en ayuda internacional. Crédito: Miriam Gathigah/IPS

Por Miriam Gathigah

BUSAN, Corea del Sur, 28 nov (IPS) Cuando el Grupo de los Ocho (G-8) países más industrializados decidió priorizar el acceso a Internet en la ayuda al desarrollo, muchos líderes del Sur pobre se opusieron por entender que antes se debía atender con mayor eficacia la lucha contra la indigencia y epidemias mortales.

Mientras haya millones de mujeres, niños y niñas muriendo a causa del sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), malaria (paludismo) y otras enfermedades infecciosas, Internet no parece una prioridad.

La prevalencia de prácticas culturales perjudiciales como la mutilación genital femenina y el hecho de que mujeres y niñas deban caminar varios kilómetros en busca de agua y leña está lejos de necesitar la tecnología de Internet.

“El compromiso de ofrecer ayuda a las naciones en desarrollo para mejorar el acceso a Internet fue recibido como un insulto”, indicó la activista keniata Esther Suchia.

“Cuando millones de niñas africanas no tienen acceso a la educación ni oportunidad de escapar de matrimonios precoces y de la carga de las tareas domésticas, los líderes africanos se preguntan si no sería más prudente tratar primero de alcanzar los Objetivos de Desarrollo de las Naciones Unidas para el Milenio”, añadió.

En su defensa, el Norte señaló que la tecnología permitirá al Sur sortear las causas de la extrema pobreza, que sientan las bases para una miríada de enfermedades prevenibles.

Nunca estuvo en discusión los beneficios de la tecnología, de la asistencia al desarrollo y hasta la ayuda humanitaria para el Sur, como la otorgada por Occidente en respuesta a la sequía que se abatió sobre el Cuerno de África, cuando por lo menos cuatro millones de personas padecían hambre.

Pero la ayuda humanitaria nunca detuvo a los críticos de la asistencia Norte-Sur. Delegaciones de varios países se reunieron del sábado 26 a este lunes 28 en el Foro Abierto de la Sociedad Civil, previo al 4º Foro de Alto Nivel sobre la Eficacia de la Ayuda, que comenzará este martes 29 y terminará el jueves 1 de diciembre en la sureña ciudad surcoreana de Busan.

Muchas personas recordaron que Theo-Ben Gurirab, el excanciller de Namibia que fuera presidente de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 1999 y 2000, criticó los motivos del Norte pues allí están las expotencias coloniales.

Esa desconfianza hace que los países del Sur se apoyen en la iniciativa llamada Cooperación Sur-Sur (CSS).

“La CSS trata de naciones en desarrollo ayudándose entre sí. Son países que en gran medida afrontan los mismos desafíos en materia de desarrollo”, señaló Richard Ssewakiryanga, especialista en asistencia global. “Tiene un impacto en la cooperación tradicional Norte-Sur”, apuntó.

“La CSS reestructura la forma en que se ofrece la asistencia. La iniciativa involucra al sector privado, lo que implica un nuevo paradigma”, añadió.

La especialista Roselynn Musa, de la Red de Desarrollo y de Comunicaciones de la Mujer Africana (Femnet), señaló que “la ciudadanía global forma parte de la CSS sin siquiera saberlo. Aun un programa de intercambio a través del cual un estudiante africano se especializa en India forma parte del paradigma”.

Creada en 1998, Femnet, promueve el avance femenino en el continente.

La CSS se considera una rebelión necesaria para el arreglo Norte-Sur por los desequilibrios obvios de poder, aunque ahora también es objeto de críticas.

“La asistencia Sur-Sur debe alinearse con las políticas de asistencia que, por desgracia, todavía deben crear muchos países en desarrollo”, explicó Musa.

Un estudio realizado por Femnet en cinco países africanos de diversas regiones, reveló que solo uno de ellos contaba con una política de desarrollo.

“Egipto, Uganda y Zambia no tenían nada parecido, Kenia contaba con un borrador. Y solo Zimbabwe tenía una” iniciativa de desarrollo concebida, señala el informe.

La falta de políticas de desarrollo abre la puerta a violaciones de derechos humanos, según especialistas, porque el Estado firma acuerdos de asistencia sin pautas ni transparencia y, por consiguiente, responsabilidad.

“La CSS puede replicar arreglos Norte-Sur cuando surgen poderosos entre los pobres”, señaló Ssewakiryanga. “Por ejemplo, la ayuda vinculante otorgada por China a los países africanos puede mejorar la infraestructura, pero toda la competencia, el trabajo y los materiales son enviados desde ese país”, señaló.

“China construye ctualmente caminería muy moderna en Kenia, pero hay ciudadanos chinos trabajando en todas las etapas de la construcción. ¿Qué aprende ese país de la asistencia al desarrollo? Poco o nada sobre cómo construir caminos”, coincidió Suchia.

Mientras la CSS y la cooperación Norte-Sur siguen superponiéndose y se conforma un modelo triangular en el que el Norte se une con la CSS por respeto a su misión y visión de desarrollo.

Los debates del Foro de la Sociedad Civil permiten percibir que el 4º Foro de Alto Nivel sobre la Eficacia de la Ayuda entregará modelos de asistencia, tanto sean Sur-Sur o Norte-Sur.

Leave a Reply

Busan and Durban | News from the other negotiation

  • Mainstreaming gender in aid effectiveness   Aid effectiveness and financing for development

  • With the support of

    UN WOMEN  OECD - Enabling effective development - Development Co-operation Directorate (DCD-DAC)
    Civil Society voices for Better Aid    Open Forum for CSO Development Effectiveness  
     

    EXTERNAL LINKS

    • 4th. High Level Forum on Aid Effectiveness

    SOCIAL MEDIA

  •  
  • @ipsnews 8173 followers