Ártico: Fuente potencial de conflictos

Posted on 29 November 2010 by admin

Maurice Strong

Por Maurice Strong *

BEIJING, 29 nov (IPS/TerraViva) – Como el Ártico se convirtió en preocupación de la opinión pública mundial recientemente, nos falta mucho para comprender la verdadera naturaleza y la magnitud de los cambios que están afectando al Ártico.

Aunque no soy un experto en esa región, sentí un profundo interés en el Ártico desde que trabajé entre 1945 y 1949 para la Hudson’s Bay Company en su factoría de Chesterfield Inlet, ubicada al sur del Círculo Ártico, en el norte de Canadá.

Mi estrecha relación con el pueblo inuit en aquellos años y lo que aprendí de ellos fueron los cimientos de mi interés por el ambiente. No podía sino maravillarme de que este pueblo resistente e ingenioso, gracias a su propia cultura y su modo de vida, fuera capaz de vivir y de prosperar durante milenios en uno de los climas más adversos del mundo.

Pero también me entristecía ver su vulnerabilidad ante la modernización, que ya entonces estaba socavando el tradicional modo de vida de esta pequeña población dispersa sobre un vasto territorio. Cuando Canadá se convirtió en una nación, los inuit formaron parte de ella. En realidad vivieron al margen de la sociedad canadiense, con exigua influencia política en un país del que eran cada vez más dependientes.

Hoy debemos considerar a los inuit y a otros pueblos del norte como la primera línea en los cambios que están transformando radicalmente la naturaleza, y valorizar nuestras percepciones sobre el aporte de estos pueblos para Canadá y el mundo.

Es positivo que la reciente declaración oficial sobre la política exterior canadiense reconozca que nuestra reivindicación de soberanía sobre el Ártico debe mucho a la presencia allí de los inuit y de otros pueblos indígenas desde tiempos inmemoriales.

La declaración admite los impactos del cambio climático y la necesidad de proteger el ambiente en el Ártico y de preparar a la región para su adaptación a mudanzas climáticas ya irreversibles. Este es un viraje bienvenido en la posición que Ottawa ha tenido en estas cuestiones. Más vale tarde que nunca, pero, por supuesto, el movimiento se demuestra andando.

Los recursos biológicos del Ártico, tanto terrestres como marinos, son especialmente vulnerables. La minería, el petróleo y la construcción de oleoductos tienen impactos que pueden ser evaluados y regulados.

Pero los impactos del cambio climático tienen su origen fuera del Ártico y están más allá del control de Canadá y de otras naciones y requieren un grado de cooperación internacional sin precedentes.

Las pruebas científicas han puesto en claro que el Ártico es particularmente susceptible a esos impactos y puede convertirse en una fuente de ellos.

La descongelación de los hielos permanentes puede liberar grandes cantidades de metano que a su vez contribuirá al calentamiento global. Incluso pequeños cambios en la temperatura pueden provocar migraciones tanto de especies terrestres como marinas, afectando a otras. Ha suscitado mucha atención la grave situación de los osos polares ante la reducción de los bancos de hielo que son su hábitat.

Un artículo en el periódico de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos advierte que la magnitud del cambio climático empeora las perspectivas de extinciones de especies y pone en riesgo a muchas más que actualmente están protegidas.

La política de protección basada en la presunción de que la naturaleza puede ser conservada en santuarios aislados de los efectos de las acciones humanas puede volverse inadecuada para los recursos que se intenta proteger.

Se estima que las extinciones que es capaz de provocar el cambio climático pueden alcanzar a 1/3 de todas las especies, incluyendo plantas, vertebrados, hongos y microbios, todas las cuales están en el Ártico.

Aunque podemos ver con satisfacción la cantidad de nuevos parques nacionales y áreas protegidas que hay en nuestro Ártico, ahora advertimos que se debe ir más allá y adoptar un enfoque más completo y radical para la conservación de las especies.

El cambio climático nos obliga a hacer complicadas compensaciones entre los costos y los beneficios de la conservación de recursos biológicos en relación con la explotación de recursos.

La declaración de Canadá también tiene el mérito de poner en claro la necesidad de fortalecer los mecanismos existentes para el gobierno del Ártico, particularmente del Consejo Ártico. Aunque confirma el incremento potencial en materia de desacuerdos y conflictos, y particularmente de desafíos a las reivindicaciones canadienses de soberanía, también sugiere que esas situaciones pueden ser manejadas pacíficamente con los mecanismos existentes.

De todos modos debemos prepararnos para un creciente número y una mayor intensidad de los conflictos, en la medida en que el valor potencial de los recursos del Ártico sea objeto de más y más competencia y otras naciones reivindiquen su derecho de pasaje por sus aguas árticas.

* Maurice Strong fue secretario general de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano en 1972 y fue el primer director ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (http://www.mauricestrong.net). Derechos exclusivos IPS.

Leave a Reply


 

Photos from our Flickr stream

A carpenter organises a load of mahogany, precious wood seized by the authorities in the Ciénaga de Zapata wetlands. Credit: Jorge Luis Baños/IPSWaves and high tides are eating away at the beaches in Costa Rica’s Cahuita National Park, where the vegetation is uprooted and washed into the sea. Credit: Diego Arguedas/IPSInformal gold mining is the main source of mercury emissions in Latin America. An artisanal gold miner in El Corpus, Choluteca along the Pacific ocean in Honduras. Credit: Thelma Mejía/IPS.Community leader Olga Vargas and her granddaughter Valery (backs turned to the camera) chat with local residents on one of the hiking paths that the Women’s Association created in the Quebrada Grande reserve. Credit: Diego Arguedas Ortiz/IPS
In Quebrada Grande, the Agrarian Development Institute dedicated 119 hectares of land to forest conservation, which the Womens’ Association has been looking after for over a decade. Credit: Diego Arguedas Ortiz/IPSThe expansion of pineapple cultivation to the north of the capital San José has put pressure on forests in Costa Rica. There are pineapple plantations and a packing plant right behind the Quebrada Grande reserve. Credit: Diego Arguedas Ortiz/IPSOlga Vargas next to the greenhouse with which the Quebrada Grande de Pital Women’s Association began to revitalise its sustainable business, whose priority is reforestation. Credit: Diego Arguedas Ortiz/IPSIsabel Michi carefully tends seedlings in the greenhouse on her small organic farm in the settlement of Mutirão Eldorado in the Brazilian state of Rio de Janeiro. Credit: Fabíola Ortiz/IPS

See all photos

 

With the support of