En el aire nuevo tratado climático

Posted on 11 December 2010 by admin

Manifestantes indígenas en el lobby del hotel Moon Palace. Crédito: Nastasya Tay/IPS

Por Emilio Godoy *

CANCÚN, México, 11 dic (IPS/TerraViva) – “El pan también se puede quemar en la puerta del horno”, fue el comentario del canciller ecuatoriano Ricardo Patiño al referirse al crucial cierre de la cumbre climática celebrada en México.

La frase de Patiño viene a cuento por la atmósfera de incertidumbre que caracterizó las últimas horas de 16 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 16), escenificada desde el 29 de noviembre en la sudoriental ciudad turística de Cancún.

Si bien la Convención se encamina a crear un fondo internacional de lucha contra el cambio climático y estipular acciones para combatir la deforestación, asuntos como la suerte de un tratado ambiental global serán resueltos en la reunión de 2011 en la sudoriental ciudad sudafricana de Durban.

Durante dos jornadas extenuantes, los ministros de Ambiente y los negociadores de las casi 200 delegaciones asistentes a la COP 16 discutieron temas acuciantes, como la extensión del Protocolo de Kyoto, que expirará en 2012, el financiamiento a la adaptación y mitigación de los efectos del fenómeno y la lucha contra la deforestación.

“Es indispensable que se establezca y se respete un segundo compromiso del Protocolo de Kyoto. No podemos pensar que quede un vacío legal”, dijo Patiño a TerraViva.

El borrador propuesto por la presidencia mexicana de la COP y discutido el viernes alarga la decisión sobre la continuidad del Protocolo de Kyoto, al tiempo que plantea la importancia de esa decisión, para que no haya una brecha entre el primero y segundo periodo del Protocolo.

Ese tratado, vigente desde 2005, obliga a las naciones industrializadas que lo ratificaron a contraer sus emisiones a un volumen 5,2 por ciento inferior respecto de 1990, con plazo en 2012. Estados Unidos no pertenece al Protocolo.

De la COP 15, desarrollada en diciembre de 2009 en Copenhague, emanó un tratado no vinculante en el que ás de 190 firmantes se adhirieron a compromisos voluntarios de reducción de gases de efecto invernadero, considerados la causa del calentamiento global.

En ese aspecto, el texto insta a los países a reducir sus emisiones según lo que sugiere el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) entre 25 y 40 por ciento para el año 2020, a partir de los niveles de 1990.

“Nuestro mensaje es buscar un compromiso con el Protocolo de Kyoto. Lo peor es que nos quedemos sin nada”, dijo a TerraViva el negociador boliviano Pablo Solón.

Un grupo de países encabezados por Canadá, Japón y Rusia expresaron su intención de no rubricar un segundo período de compromisos de Kyoto.

“La cumbre tiene puntos positivos, pues se avanzó desde Copenhague. El tema más álgido es la continuidad del Protocolo de Kyoto, pero queda la puerta abierta para un segundo periodo”, explicó a TerraViva Gustavo Ampugnani, de la oficina mexicana de la organización ambientalista Greenpeace.

“Las consultas continúan. Hemos visto un progreso destacado, debemos reconocer que estos textos representan un progreso sustancial. Les pido su creatividad y flexibilidad”, dijo a los delegados la canciller mexicana Patricia Espinosa.

Las partes acordaron virtualmente la instauración de un fondo verde, cuyo manejo interino quedaría en manos del Banco Mundial, decisión rechazada por un amplio grupo de naciones en desarrollo.

“Los mecanismos existentes no han funcionado como quisiéramos. Por eso, debe crearse un nuevo fondo”, apostó Patiño.

TerraViva supo que la Unión Europea está por entregar 10 millones de euros a un grupo de países en desarrollo como señal de que el financiamiento de la lucha contra el cambio climático tiene visos de seriedad. Pero se necesitan cientos de miles de millones de dólares para hacer frente al problema.

Las delegaciones coincidieron sobre la iniciativa de Reducción de Emisiones Causadas por la Deforestación y Degradación de los Bosques (REDD), cuya apuesta principal parece orientarse hacia proyectos de reforestación, una vertiente criticada por los ecologistas.

Mientras, en el cierre de sus jornadas, el foro alternativo Espacio Mexicano – Diálogo Climático, que reunió a docenas de organizaciones no gubernamentales de todo el mundo desde el día 5 hasta el viernes, abogó en su declaración final por la reducción obligatoria de 50 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

“El volumen de reducción de emisiones debe ser definido por la ciencia, bajo el criterio de la salvación del planeta y no el que cada país esté dispuesto a ofrecer. Las responsabilidades y compromisos deben ser proporcionales a las emisiones acumuladas”, sostuvo la Declaración de Cancún, emitida el viernes. (FIN)

Leave a Reply


 

Photos from our Flickr stream

Waves and high tides are eating away at the beaches in Costa Rica’s Cahuita National Park, where the vegetation is uprooted and washed into the sea. Credit: Diego Arguedas/IPSInformal gold mining is the main source of mercury emissions in Latin America. An artisanal gold miner in El Corpus, Choluteca along the Pacific ocean in Honduras. Credit: Thelma Mejía/IPS.Community leader Olga Vargas and her granddaughter Valery (backs turned to the camera) chat with local residents on one of the hiking paths that the Women’s Association created in the Quebrada Grande reserve. Credit: Diego Arguedas Ortiz/IPSIn Quebrada Grande, the Agrarian Development Institute dedicated 119 hectares of land to forest conservation, which the Womens’ Association has been looking after for over a decade. Credit: Diego Arguedas Ortiz/IPS
The expansion of pineapple cultivation to the north of the capital San José has put pressure on forests in Costa Rica. There are pineapple plantations and a packing plant right behind the Quebrada Grande reserve. Credit: Diego Arguedas Ortiz/IPSOlga Vargas next to the greenhouse with which the Quebrada Grande de Pital Women’s Association began to revitalise its sustainable business, whose priority is reforestation. Credit: Diego Arguedas Ortiz/IPSIsabel Michi carefully tends seedlings in the greenhouse on her small organic farm in the settlement of Mutirão Eldorado in the Brazilian state of Rio de Janeiro. Credit: Fabíola Ortiz/IPSThe mural of scraps of plastic and other recyclable materials made on the community centre wall by the people of Santa Rosa de Aguán to celebrate their way of life and the beauty of Garífuna women, and remind the town of the need to mitigate climate chang

See all photos

 

With the support of