Cambio climático es urgente, lo vemos después

Posted on 08 December 2011 by admin

Los países que participan de las negociaciones sobre el clima admitieron públicamente que sus actuales recortes de emisiones contaminantes no podrán limitar el recalentamiento planetario en menos de dos grados. Crédito: Zukiswa Zimela/IPS

Por Stephen Leahy

DURBAN, Sudáfrica, 8 dic (IPS) – Los países que participan de las negociaciones sobre el clima admitieron públicamente que sus actuales recortes de emisiones contaminantes no podrán limitar el recalentamiento planetario en menos de dos grados.

No obstante, los delegados en la 17 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 17), que se lleva a cabo hasta este viernes 9 en esta oriental ciudad sudafricana, propusieron encarar la llamada “brecha de emisiones” en la próxima COP 18, que se celebrará en Qatar en 2012.


Documentos negociados en Durban reconocen que la reducción necesaria de emisiones de gases invernadero, según estudios científicos, debe ser de 25 a 40 por ciento para 2020. Esos recortes y plazos son vitales para impedir que el planeta se recaliente más de dos grados, lo que significaría una catástrofe ambiental aun mayor. El borrador señala que esa debe ser la meta definida en la COP 18.

“Necesitamos un acuerdo sobre esa meta, fundamentada en la ciencia, el año próximo a más tardar”, afirmó el ministro de Asuntos Exteriores de Granada, Karl Hood, y representante de la Alianza de Pequeños Estados Insulares.

“Y queremos que esos objetivos sean legalmente implementados antes de 2017″, subrayó.

Hood dijo a IPS que esperar hasta 2020 para cerrar la brecha era “inaceptable” y significaría un “desastre para los pequeños estados insulares”, que ya sufren los impactos del cambio climático.

El mundo tiene apenas meses para poder recortar las emisiones de gases generados por la quema de combustibles fósiles de forma que el recalentamiento planetario no supere los dos grados.

Si esto se demora unos años, las reducciones extraordinarias necesarias para revertir el proceso podrían llevar a la bancarrota a la economía mundial y revertirían avances en el desarrollo en la mayoría de los países, alertaron expertos en Durban.

“Estamos aquí para alertarle a los políticos de que nos acercamos peligrosamente a un punto en el que no podremos alcanzar la meta de menos de dos grados” en el recalentamiento planetario, dijo el científico Bill Hare, director de Climate Analytics, grupo sin fines de lucro asesor en temas climáticos con sede en Alemania.

Los actuales compromisos de reducción de emisiones, acordados en la COP 15 de Copenhague, en 2009, permiten un recalentamiento de hasta 3,5 grados, dijo Hare.

Hoy, esas promesas siguen esencialmente incambiadas, y eso significa que las opciones del mundo para no superar un recalentamiento de dos grados se hacen cada vez más pequeñas, subrayó en conferencia de prensa en Durban.

“Para decirlo claramente, cuanto más esperamos, menos opciones tendremos, más nos costará y mayor será la amenaza para los más vulnerables”, señaló.

Las emisiones mundiales generadas por la quema de combustibles fósiles se incrementaron 49 por ciento desde 1990 y alcanzaron un récord de 48.000 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) en 2010, con la probabilidad de que lleguen a 50.000 millones este año, indicó el científico.

Gracias al efecto moderador de los océanos, el planeta se ha recalentado solo 0,8 grados en promedio. Sin embargo, muchas partes de la Tierra registraron un aumento de las temperaturas mucho mayor.

La ciencia muestra que las emisiones globales deben caer a 44.000 millones de toneladas para 2020 y seguir disminuyendo dos por ciento cada año, una meta que la comunidad internacional, fuertemente dependiente de los combustibles fósiles, encontrará “sumamente difícil” de alcanzar, pero aun así es realizable, aseguró.

Si los países prefieren limitarse a cumplir los compromisos asumidos en Copenhague, las liberaciones de gases invernadero mundiales probablemente crecerán entre 9.000 millones y 11.000 millones de toneladas por encima de la meta de 44.000 millones, creando una “brecha de emisiones” considerable, alertó Niklas Höhne, director de Políticas de Energía y Climáticas de Ecofys, organización consultora sobre energía.

“Nuestros resultados van de acuerdo con el Informe sobre Brecha de Emisiones del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUD), divulgado al inicio de las conversaciones en Durban”, dijo a IPS.

Llama la atención que muchos de los temas de intenso debate en la COP 17 –biocombustibles, agricultura, créditos del carbono para la protección de bosques, captura y almacenamiento de dióxido de carbono– no son considerados importantes por los científicos para reducir las emisiones.

“Con los biocombustibles hay que estar muy seguros de que no deriven en un incremento de las emisiones”, dijo Höhne.

Varios nuevos estudios sobre biodiésel en base a aceite de palma y etanol de maíz indican que sus emisiones netas son más altas que las generadas por la quema de combustibles fósiles cuando se calcula todo su ciclo de vida.

Los biocombustibles no tienen probabilidades de constituir un método significativo para reducir las emisiones, coincidió Höhne, y la agricultura está en la misma categoría. Las prácticas de cultivo pueden ser alteradas para recortar las liberaciones de gases pero, según estudios de diversos escenarios, solo llenarían parte de la brecha.

La brecha de emisiones solo puede ser salvada con una combinación de una mejora de la eficiencia energética en todos los sectores con un significativo incremento del uso de fuentes renovables, incluyendo biomasa, pasando del uso del carbón al gas natural. El costo de este cambio es relativamente bajo: 38 dólares por tonelada de CO2 que no es liberada a la atmósfera.

Pero esperar hasta 2020 sería mucho más caro. Cada dólar que no se destine a la reducción de emisiones del sector energético requerirá una inversión adicional de 4,3 dólares luego de ese año, para compensar todas las liberaciones de gases contaminantes producidas hasta entonces.

Así lo señala el informe “Perspectiva Mundial de Energía 2011″, de la Agencia Internacional de Energía.

Esperar hasta 2020 “es un riesgo que no queremos tomar”, dijo Höhne. Pero los delegados en Durban parecen no comprenderlo. “No actúan como si lo comprendieran”, dijo, señalando que en 17 años de negociaciones no se ha llegado a un acuerdo para reducir sustancialmente las emisiones. (FIN)

Leave a Reply

Download Terraviva PDF File       Download Terraviva PDF File
Download Terraviva PDF File       Download Terraviva PDF File
 

Busan and Durban | News from the other negotiation
 

Photos from our Flickr stream

See all photos

With the support of

 
 
       

 

 

SOCIAL MEDIA