La culpa también es de las vacas

Posted on 11 December 2009 by editor

 

Por una dieta vegetariana. Crédito: Nasseem Ackbarally/IPS

Por una dieta vegetariana. Crédito: Nasseem Ackbarally/IPS

Por Mario Osava

 

RÍO DE JANEIRO (IPS/TerraViva)  La ganadería vacuna debería tener la misma prioridad que el cambio climático, las armas nucleares y las guerras en el debate internacional, pero no está en la pauta, lamentó el activista brasileño João Meirelles Filho, autor de dos libros sobre la ocupación amazónica.

En Brasil la ganadería es la mayor causa de emisiones de gases invernadero, al provocar cuatro quintos de la deforestación amazónica y tres cuartos de las quemas de bosques y vegetación agrícola en todo el país, además generar el grueso del gas metano emitido en el proceso digestivo del vacuno.No se puede creer en la promesa brasileña de reducir esos gases, porque se basa en contener la deforestación sin tocar la verdadera causa de ella, que es la ganadería extensiva de vacunos, afirmó Meirelles a TerraViva. Sin enfrentar esa cuestión, Brasil no plantea en Copenhague ninguna política para el clima, sino cifras y metas irreales, sentenció.

Sin embargo, “la pecuaria no es la mayor responsable de la emisión de gases del efecto invernadero en Brasil”, sino las “alteraciones en el uso de la tierra y los bosques”, que incluyen la deforestación, según dijo a TerraViva José Miguez, coordinador de la Comisión Interministerial de Cambio Climático, expresando la visión del gobierno.

Pero la diatriba de Meirelles, solitaria años atrás, fue confirmada ahora por 10 investigadores brasileños de varias universidades e institutos gubernamentales y una organización ambientalista. Por lo menos mitad de los gases invernadero emitidos en Brasil de 2003 a 2008 están asociados a la producción de ganado vacuno.

El estudio “Estimación de emisiones recientes de gases del efecto invernadero por la pecuaria en Brasil”, será presentado este sábado en Copenhague y reconoce una subestimación porque solo considera tres fuentes, la deforestación, quemas de pastizales y fermentación entérica de los vacunos, omitiendo otros factores, como pastizales degradados, alimentos animales, el transporte y la industrialización.

En la Amazonia brasileña había cerca de un millón de vacunos en 1970, hoy son 80 millones, con una “productividad” de solo uno por hectárea, destacó Meirelles para evidenciar la correlación con el avance de la deforestación en las últimas décadas. En todo el país son casi 200 millones, uno por cada habitante humano, y ocupan un cuarto del territorio nacional, tres veces el área sembrada.

No se trata de un problema amazónico ni exclusivamente brasileño, sino mundial. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estima que la ganadería ocupa 40 por ciento del área agrícola global, recordó Meirelles.

Los más de 1.200 millones de vacunos existentes en el mundo consumen mayor cantidad de alimentos que los 6.800 millones de personas, pero la mitad de la humanidad no consume su carne, un pequeño sector por razones religiosas y casi todos los demás por insuficiencia de ingresos, acotó.

No es sustentable la tendencia de creciente consumo de carne vacuna, que se registra especialmente en China, donde aún está limitada a seis kilogramos anuales por persona, lejos de los 36 kilos en Brasil y los más de 60 en Argentina, sostuvo Meirelles, presidente del Instituto Peabirú, que promueve el desarrollo sustentable y social en la Amazonia.

Además de ineficiente productor de proteína, pues requiere ocho kilos de forraje por cada kilo de carne, el vacuno es un depredador ambiental y social. En Brasil el mismo gremio de grandes agricultores y ganaderos estima que hay 70 millones de hectáreas de pastizales degradados.

La expansión de la ganadería extensiva constituye, de hecho, el único ciclo económico de Brasil, la forma principal de ocupación de todo el territorio nacional, según Meirelles, al contrario de  los “ciclos” del oro, del azúcar o del café, a los que se refieren los historiadores, porque fueron locales y limitados.

El ganado fue el instrumento histórico de ocupación del Bosque Atlántico, el “bioma” costero brasileño que perdió 93 por ciento de sus selvas originales, y de otros ecosistemas, como el Cerrado, la sabana central que tiene la mitad de su área ya deforestada. Esa historia se está repitiendo en la Amazonia, advirtió Meirelles.

A la deforestación y degradación de las tierras se suma la erosión, la sedimentación de los ríos y otros daños. En la inmensa y húmeda isla de Marajó, en la desembocadura del río Amazonas, tres millones de vacunos son los más terribles destructores de la naturaleza, pues “alteran los llanos, abren riachuelos y cambian el régimen hídrico”, según el activista.

Además, el avance del vacuno tiene costos sociales absurdos, pues fomenta numerosos casos de trabajo esclavo moderno y conflictos agrarios cruentos, al ser usado para asegurar la posesión ilegal de tierras, generando un mínimo de empleos.

No es una actividad rentable, la mayoría de los ganaderos amazónicos viven mal, observó Meirelles, que se ha dedicado a desarrollar alternativas sustentables en lo ambiental y lo económico.

En su opinión, habrá que reducir drásticamente el ganado vacuno en Brasil y en el mundo, generando conciencia para un menor consumo de su carne. Ese proceso cultural exige un tiempo, del que la humanidad no dispone para mitigar el cambio climático, reconoció. Por ende, las acciones y el liderazgo gubernamental se hacen urgentes para impulsar soluciones.

Brasil, al asumir el compromiso de reducir en 80 por ciento la deforestación amazónica hasta 2020, y con una ganadería tan extensa y dañina, debería colocar al sector en la pauta de las negociaciones climáticas y promover políticas que eviten esa catástrofe visible, pero escamoteada por “alguna ceguera inexplicable”, concluyó Meirelles.

Comments are closed.


 

 

 

 

Photos from our Flickr stream

See all photos

With the support of

 

 
 

View Posts by Date

November 2014
M T W T F S S
« Dec    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  

 

Arabic