Categorized | Columns, Español, WSF 2010, WSF 2011

Este Mundo Es Imposible

Posted on 08 February 2011 by editor

Mario Lubetkin, Director General de IPS. Crédito: Abdullah Vawda/IPS TerraViva.

Por Mario Lubetkin

El Foro Social Mundial que hoy se celebra en Dakar ha sido precedido por una serie de encuentros a lo largo del año precedente que han confirmado su posición única como espacio de discusión de los grandes problemas mundiales y de las propuestas para resolverlos, que IPS ha acompañado en sus coberturas (http://www.ipsnoticias.net/).

Tiene un significado singular que por segunda vez el FSM centra sus discusiones en un país africano y por primera vez en un país africano de habla francesa.

La organización de los foros implica enormes esfuerzos organizativos y económicos que no serían posible sin una multitudinaria adhesión y una ferviente militancia. Este foro, en particular, dará un impulso poderoso a la sociedad civil senegalesa, que desde el centro de África se propagará al resto del continente y más allá.

Desde el año 2001 el FSM ha generado enormes expectativas con sus debates, ideas y propuestas en torno a su consigna y meta final: “Otro mundo es posible”.

Este decenio ha sido uno de los períodos más turbulentos y más pródigos en cambios en la historia universal. Cuando comenzó aún predominaba la ideología neoliberal en el mundo, el Consenso de Washington tenía valor de mandamiento, el mundo de las finanzas se expandía y sofocaba la economía real, hasta se llegaba a sostener que la catastrófica aceleración del cambio climático era tarea que debería ser confiada al empeño de la libre empresa y a las fuerzas del mercado. Era entonces tan aplastante la hegemonía de Washington que pudo hacer valer el urdido pretexto de la producción de armas de destrucción de masas en Iraq y, aún después que esa falsedad quedara en descubierto, lanzar sus fuerzas y las de algunos aliados a la invasión de ese desdichado país, marginando a las Naciones Unidas.

En todos esos años los foros no fueron sólo sitiales de denuncia, de movilización y resistencia. En los análisis de sus exponentes se previó y anticipó que la liberalización a ultranza, la fe ciega en el mercado como rector de la economía y el veto contra toda acción reguladora del mercado y especialmente de los grupos financieros que practicaban una especulación desenfrenada, llevarían a un desastre planetario.

Fue exactamente lo que ocurrió, pese a que  muchos, desde fuera de los foros iniciales desecharan tales advertencias tachándolas de ingenuas, o de ilusorias o engendradas por un extremismo ideológico.

Este decenio, pues, ha confirmado la premisa y la crítica que inspira al FSM: “Este mundo es imposible”. Es por lo tanto necesario -y posible- otro mundo.

Pero, mientras lo primero está ya fuera de discusión, para lo segundo sólo se presentan condiciones más favorables que nunca antes, no ciertamente un camino despejado para acometer los cambios y las reformas que implanten un mundo mejor, más justo, más seguro, más sustentable.

En otras palabras, esta gran crisis puede derivar en una restauración convenientemente apuntalada que mantenga lo esencial del sistema durante un largo período, si la sociedad civil no opone un articulada y firme resistencia que obligue a mudanzas profundas.

Esta ya sucedió, precisamente con la tan evocada en estos días Gran Depresión sucesiva a la crisis de Wall Street de 1929. Para superarla, el New Deal del Presidente Roosevelt hizo cambios tales como la separación entre bancos comerciales y bancos de inversiones, colocó controles y límites a la exposición financiera y adoptó otras medidas que sería largo enumerar aquí.

Con esos correctivos el sistema se mantuvo poco más de medio siglo hasta que, en los años ochenta, comenzó un proceso de eliminación de controles que culminó con el desenfreno absoluto del segundo gobierno de George W. Bush y la depresión mundial que fue su previsible y trágica consecuencia..

Este es el dilema que se le presenta al FSM de Dakar y se volverá a presentar a los siguientes:¿cómo hacer que este proceso que diagnosticó y cuya implosión previó, pueda ir más allá de la simple restauración y sea el inicio de los cambios que postula?

Desde nuestro punto de vista, su mensaje debe llegar a la sociedad civil en su conjunto, para que esta se movilice y se convierta en decisivo factor de presión. El obstáculo principal es la barrera que opone el sistema de los medios de comunicación, que hasta ahora han sido poco receptivos en relación a los foros. Se debe, pues, otorgar prioridad a la batalla por la información.

Esta batalla no se debe librar solamente en los medios convencionales. Por una afortunada coincidencia, el Foro de Dakar tiene lugar inmediatamente después de las rebeliones populares en Túnez y Egipto. En ambos países regía una dictatura, la prensa estaba mayoritariamente controlada por el gobierno y eran escasos los medios independientes, mientras los partidos de oposición, como suele suceder bajo regímenes autoritarios, carecían de importancia y de influencia. Todo estaba bajo control de los dictadores, aparentemente. Pero la oposición, incluso virulenta, existía y era ampliamente mayoritaria. No pudiendo contar con libertad política y con medios de comunicación que reflejaran sus reclamos, la sociedad civil esperó la ocasión y se dotó de sus propios medios de intercomunicación, vía Internet y por canales más directos.

Es precisamente de este modo que se ha creado el Foro Social Mundial, como una red social ajena a partidos políticos y a intereses religiosos o económicos.

Por ello, los vientos que soplan desde el norte de África son una enseñanza y un estímulo para las reuniones de Dakar y sobre todo una confirmación de las estrategias de los foros, que nacen y operan en el seno de la sociedad civil para promover e imponer los cambios desde abajo hacia arriba, que son los únicos que puede cambiar el mundo.

Esperamos que este TerraViva pueda en algo contribuir en esa dirección.

(FIN)

Share

1 Comments For This Post

  1. Mady Says:

    Buen enfoque. Y, no es fácil, en medio de grandes convulsiones económicas, sociales, pero sobre todo cívicas.
    Ahora, hoy podemos sentirnos más cerca de un único poder, el del pueblo. Ese pueblo, esta aldea global desde la que asistimos muy pendientes del rumbo que se toma.
    Hay el más importante de los recursos, el humano. Hay conciencia y responsabilidad de base. Son inmensos los frutos que logran con casi nada.
    Que de el encuentro con las semillas plantadas en cada uno de los pequeñísimos proyectos salidos de las comunidades, brote “Lo imposible alcanzable” y nadie les arrebate, nunca más, ser dueños de su historia.

Leave a Reply

Advertisement - CAIXA

World Assembly of Migrants
TerraViva - 9 February 2011
TerraViva - 9 February 2011   TerraViva - 8 February 2011   TerraViva - 7 February 2011

Key Global Coverage on IPS NEWS

IPSNews Pictures on www.flickr.com
 

			Nnimmo Bassey - Friends of the Earth, Nigeria   
			Seminar on Migration   
			Traders at the WSF   
 

			The People Need to Take Leadership   
			WSF attracts global participation   
			Representatives from Western Sahara at the WSF   
Multimedia content Partners

Flamme d'Afrique     Panos Institute West Africa

World Social Forum