Categorized | Espa√Īol, WSF 2010

No se hizo historia en Copenhague

Posted on 19 December 2009 by admin

Por Stephen Leahy

COPENHAGUE (IPS/TerraViva) No se hizo historia en Copenhague. Tampoco se sell√≥ ning√ļn pacto contra el cambio clim√°tico. Tras dos a√Īos de intensas negociaciones entre 193 pa√≠ses, rompe los ojos la divisi√≥n entre el mundo rico y el pobre.


Por Stephen Leahy

Activistas arrestados por la policía danesa antimotines. Crédito: Claudia Ciobanu/IPS

COPENHAGUE (IPS/TerraViva) No se hizo historia en Copenhague. Tampoco se sell√≥ ning√ļn pacto contra el cambio clim√°tico. Tras dos a√Īos de intensas negociaciones entre 193 pa√≠ses, rompe los ojos la divisi√≥n entre el mundo rico y el pobre.

Los países pobres quieren reducciones drásticas de las emisiones causantes del recalentamiento por parte del mundo industrial, y éste sigue resistiéndose a cortes sustantivos y metas obligatorias.

Pese a las enormes presiones, las grandes esperanzas y los esfuerzos de √ļltimo minuto de gobernantes de 128 pa√≠ses, todo concluy√≥ en un vago texto titulado Acuerdo de Copenhague. La promesa de ‚Äúsellar un pacto‚ÄĚ clim√°tico fue pospuesta al menos un a√Īo m√°s.

Y hablando de divisiones, la mayor parte de la sociedad civil considera que la reuni√≥n de Copenhague fue un amargo desastre. Es un fracaso que ‚Äúcondena a millones de personas del mundo pobre al hambre, al sufrimiento y a la p√©rdida de vidas‚ÄĚ, dijo el nigeriano Nnimmo Bassey, presidente de Amigos de la Tierra Internacional.

En el lado opuesto, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sostuvo que se hab√≠a logrado un ‚Äúavance significativo y sin precedentes‚ÄĚ, al hablar en una conferencia de prensa poco antes de la medianoche del viernes en el Bella Center, sede oficial de la 15 Conferencia de las Partes de la Convenci√≥n Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Clim√°tico (COP-15).

‚ÄúTodas las grandes econom√≠as se han unido para aceptar su responsabilidad en las acciones necesarias para afrontar el peligro del cambio clim√°tico‚ÄĚ, a√Īadi√≥ Obama.

Parece evidente que los gobernantes no han prestado mucha atenci√≥n a los anteriores 15 a√Īos de negociaciones clim√°ticas.

‚ÄúLos jefes de Estado ahora est√°n realmente comprometidos‚ÄĚ, opin√≥ Robert Orr, secretario general adjunto de las Naciones Unidas para Coordinaci√≥n de Pol√≠ticas y Planeaci√≥n Estrat√©gica. ‚ÄúEn Copenhague fue la primera vez que emplearon vocabulario clim√°tico‚ÄĚ, dijo.

‚ÄúEsto pone al clima en el mapa de los gobernantes y a estos en el mapa del clima‚ÄĚ, a√Īadi√≥ Orr. Tambi√©n aventur√≥ que la brecha entre la pol√≠tica y la ciencia est√° finalmente empezando a cerrarse.

Es un poco tarde para despertar a la realidad del cambio climático. Dos nuevos estudios indican que la retroalimentación climática hará imposible que el aumento de la temperatura media del planeta no supere los dos grados en el transcurso de este siglo.

Para conseguirlo, no solo el mundo deberá dejar de emitir dióxido de carbono en las próximas décadas, sino que además habrá que retirar grandes cantidades de ese gas de la atmósfera para reducir su concentración de las actuales 389 partes por millón (ppm) a 350 ppm.

Fue a √ļltima hora del viernes cuando el mandatario estadounidense anunci√≥ que su pa√≠s junto con India, Sud√°frica, Brasil y China hab√≠an acordado un texto a puertas cerradas, llamado Acuerdo de Copenhague.

Pero, como sólo participaron cinco de los 193 países que pasaron dos semanas discutiendo en Copenhague, algunos delegados se mostraron visiblemente enojados por no haber sido consultados, y las conversaciones continuaron toda la noche.

Para la tarde de este s√°bado, persist√≠a la confusi√≥n sobre el estatuto legal del Acuerdo de Copenhague, y un pu√Īado de naciones, entre ellas Arabia Saudita, Bolivia y Pakist√°n, se negaban a aceptarlo.

En definitiva, el Acuerdo no tiene car√°cter legal bajo los t√©rminos de la Convenci√≥n de Cambio Clim√°tico, y los pa√≠ses que son parte de ella apenas ‚Äútomaron nota‚ÄĚ de su existencia y expresaron, o no, su apoyo al mismo.

El viernes por la noche, Obama reconoció que se trataba sólo de un paso en un largo camino para alcanzar las metas indicadas por la ciencia. El mandatario insistió en su importancia, puesto que los países aceptaron drásticas reducciones de emisiones a largo plazo, con el fin de evitar que la temperatura media del planeta se eleve más de dos grados por encima de las marcas de la era preindustrial.

Seg√ļn el texto, las naciones en desarrollo tambi√©n aceptaron adoptar medidas voluntarias para reducir la cantidad de gases de efecto invernadero que arrojan a la atm√≥sfera y aumentar esas medidas si se les suministra apoyo financiero.

Y hubo acuerdo en que los pa√≠ses ricos entreguen 100.000 millones de d√≥lares por a√Īo para 2020 destinados a asistir a los pa√≠ses en desarrollo en la protecci√≥n de sus bosques, la adaptaci√≥n al cambio clim√°tico y la reducci√≥n de sus propias emisiones.

Se acept√≥ asimismo trabajar hacia un acuerdo legalmente vinculante que pueda ser adoptado el a√Īo que viene en la COP-16 que se celebrar√° en M√©xico.

‚ÄúEstados Unidos no est√° legalmente obligado por nada de lo que se hizo aqu√≠ en Copenhague‚ÄĚ, advirti√≥ Obama.

Estados Unidos est√° internamente dividido sobre este asunto y debe recorrer a√ļn un largo camino para adoptar obligaciones en la materia.

No había transcurrido una hora desde que Obama efectuó su discurso inaugural en la sesión matinal de la COP-15 cuando varios legisladores estadounidenses del Partido Republicano celebraron una conferencia de prensa en el Bella Center para negar que el cambio climático fuera causado por emisiones de combustibles fósiles, o sea del petróleo, el carbón y el gas natural.

Las conclusiones del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y de decenas de academias científicas de todo el mundo son sospechosas, agregaron los legisladores, ninguno de ellos científicos y todos procedentes de estados con poderosos intereses en el sector automotor o de combustibles fósiles.

‚ÄúHemos perdido muchas cosas en el camino‚ÄĚ, manifest√≥ Dessima Williams, de Granada, y portavoz de la Alianza de Peque√Īos Estados Insulares (AOSIS, por su sigla en ingl√©s), integrada por 43 pa√≠ses.

‚ÄúHemos perdido el compromiso vigoroso para estabilizar (el aumento de) la temperatura mundial en 1,5 grados‚ÄĚ, agreg√≥. ‚ÄúCreemos que esto es fundamental para la supervivencia de nuestros estados miembros‚ÄĚ, destac√≥ Williams en la sesi√≥n final de la COP 15, este s√°bado.

Las activistas esperaban que un texto sensible al g√©nero reconociera la realidad de que las mujeres son por lejos las m√°s perjudicadas por el cambio clim√°tico, se√Īal√≥ Ana Rojas, de Energ√≠a, una red internacional de g√©nero y sustentabilidad con sede en Holanda.

S√≥lo un tercio de los delegados que asistieron a la COP 15 este a√Īo son mujeres, lo cual dificulta la igualdad en la representaci√≥n de las opiniones de mujeres y hombres en relaci√≥n con el cambio clim√°tico.

‚ÄúNecesitamos una visi√≥n compartida del g√©nero en el acuerdo final. Y no s√≥lo con respecto a la adaptaci√≥n, sino tambi√©n a la mitigaci√≥n y el financiamiento‚ÄĚ de las medidas contra el cambio clim√°tico, dijo Rojas.

Aunque reconoci√≥ algunos avances, est√° lejos de ser el ‚Äúacuerdo justo, ambicioso y legalmente vinculante‚ÄĚ que la sociedad civil defend√≠a.

Afuera de las sesiones en el Centro Bella, 1.800 manifestantes y periodistas fueron arrestados bajo la sospecha de que pudieran cometer ilegalidades, en lo que la sociedad civil consideró un intento del gobierno danés de reprimir la oposición legítima y la libertad de expresión.

El uso de ‚Äúgases lacrim√≥genos, spray pimienta, t√°cticas de dispersi√≥n de multitudes y arrestos colectivos preventivos fija un precedente peligroso, no s√≥lo para Dinamarca, sino para el futuro del mundo‚ÄĚ, advirti√≥ Tadzio M√ľller, de Climate Justice Action, una organizaci√≥n ecologista internacional.

‚ÄúEl planeta enfrenta una crisis tr√°gica de liderazgo‚ÄĚ sobre el cambio clim√°tico, declar√≥ el director ejecutivo de Greenpeace Internacional, Kumi Naidoo.

El Acuerdo representa ‚Äúuna importante concesi√≥n a las industrias que contaminan el clima, especialmente del sector de los combustibles f√≥siles‚ÄĚ, dijo Naidoo.

‚ÄúLa posibilidad de impedir el caos clim√°tico acaba de hacerse mucho m√°s dif√≠cil‚ÄĚ, concluy√≥.

Share

Leave a Reply

Advertisement - CAIXA

World Assembly of Migrants
TerraViva - 9 February 2011
TerraViva - 9 February 2011   TerraViva - 8 February 2011   TerraViva - 7 February 2011

Key Global Coverage on IPS NEWS

IPSNews Pictures on www.flickr.com
 

			Nnimmo Bassey - Friends of the Earth, Nigeria   
			Seminar on Migration   
			Traders at the WSF   
 

			The People Need to Take Leadership   
			Representatives from Western Sahara at the WSF   
			WSF attracts global participation   
Multimedia content Partners

Flamme d'Afrique     Panos Institute West Africa

World Social Forum