Este blog es una iniciativa de la agencia de noticias IPS y de su corresponsal en Bogotá, Constanza Vieira.

Archive for febrero, 2008

Comisión Ética internacional acompaña el 6 de Marzo

“Invitamos a la humanidad a acercarse a conocer, a permitirse ser sensible frente a estas víctimas que han sido casi sistemáticamente desconocidas, aisladas, silenciadas, a quienes se les ha negado la posibilidad de ser reconocidas socialmente”, dice el comunicado de la Comisión Ética por la Verdad en Crímenes de Lesa Humanidad, encabezada por el Premio Nóbel de Paz Adolfo Pérez Esquivel.

La Comisión anuncia que acompañará en Colombia la manifestación del 6 de marzo, asistirá en Bogotá al IV Encuentro del Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado y luego viajará por el país durante varios días.

La Comisión considera que el ataque del asesor presidencial José Obdulio Gaviria contra la demostración de homenaje a las víctimas “requiere una rectificación, como medio efectivo de garantía y de protección”.

Texto completo:

 Acompañamos el 6 de Marzo el homenaje a las víctimas

 Comisión Ética por la Verdad en Crímenes de Lesa Humanidad

En días pasados hemos conocido a través de la radio colombiana que el asesor presidencial de Álvaro Uribe Vélez, José Obdulio Gaviria,  ha indicado respecto al acto de homenaje a las Víctimas, convocado por el Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado para el próximo 6 de marzo, que este ha sido convocado por las FARC EP y rechaza que en Colombia existan Crímenes de Estado.

Como integrantes de la Comisión Ética de la Verdad en Crímenes de Lesa Humanidad, iniciativa del Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado, como un mecanismo de escucha de las propuestas de afirmación del Derecho a la memoria y a la verdad, así como de reconocimiento a las iniciativas de reparación integral, manifestamos nuestro absoluto desacuerdo con la apreciación del asesor, que parece expresar el pensamiento del Presidente.

En desarrollo de nuestras funciones como integrantes de la Comisión Ética de la Verdad, desde hace un año, nos hemos dirigido a diversas regiones de Colombia.

Allí  hemos escuchado, y hemos sido en ocasiones también testigos de las secuelas, que las técnicas y los métodos usados por las Fuerzas Militares, entre ellas la estrategia paramilitar, han generado en personas, familias, comunidades, pueblos por la consumación de crímenes que lesionan los principios básicos de humanidad.

Bajo un mismo patrón de actuación se ha aniquilado, se ha destruido y se ha perseguido a habitantes y sus proyectos de vida para imponer un modelo de sociedad, de relaciones económicas, ambientales y territoriales en lo que se hace evidente la responsabilidad del Estado.

Dicho patrón de actuación se ha pretendido legitimar en la Doctrina de la Seguridad Nacional que concibe a los civiles como enemigos, que percibe las expresiones sociales de reivindicación de derechos como “guerrilleras”, y que alecciona a la sociedad y la culpabiliza por la presencia de la guerrilla en sus territorios.

Parte de esa Doctrina se expresa hoy en las apreciaciones de altas esferas del gobierno sobre el Acto de homenaje a las Víctimas

En segundo lugar, el convocante de este Acto de Homenaje a las Víctimas ha sido el Movimiento Nacional de Victimas, que aglutina a diversas expresiones de familiares de desaparecidos forzados, de torturados, de desplazados forzosos, de ejecutados, de indígenas, de afrocolombianos, de mestizos, de sindicalistas, de exiliados, de ciudadanos y ciudadanas, de defensores de derechos humanos.

El uso o distorsión por parte de terceros de su convocatoria no es responsabilidad del Movimiento Nacional de Victimas.

Sus voceros han rechazado públicamente su tergiversación por terceros. Ellas y ellos han insistido, han afirmado que se trata de un Acto de dignificación y de Homenaje a las Víctimas.

Reiteramos nuestra preocupación por la vida e integridad personal de los integrantes del Movimiento Nacional de Victimas, que desde el comienzo de su expresión como organización de las familias de las víctimas y de la sociedad  civil ha sido objeto de intimidaciones, amenazas, falsas acusaciones, desprestigio y crímenes de algunos de sus integrantes.

Hoy en ese escenario de descalificación oficial no rectificada, personas y organizaciones del Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado han recibido intimidaciones, amenazas de muerte por parte de estructuras paramilitares.

Así mismo, la animadversión de ciudadanos contra el Acto de Homenaje se ha sustentado en esas apreciaciones de personas vinculadas con el gobierno, lo que requiere una rectificación, como medio efectivo de garantía y de protección.

Invitamos a la humanidad a acercarse a conocer, a permitirse ser sensible frente a estas víctimas que han sido casi sistemáticamente desconocidas, aisladas, silenciadas, a quienes se les ha negado la posibilidad de ser reconocidas socialmente.

Luego de encontrarse con esta otra realidad, que refleja las profundas contradicciones de la democracia colombiana, a actuar en solidaridad y en consonancia el próximo 6 de marzo.

Participación, como homenaje a los más de 60 mil víctimas de Crímenes de Estado, los más de 4 millones de desplazados y despojados de más de 6 millones de hectáreas de tierra, las más de 1500 fosas comunes, los cerca de 1000 ejecutados extrajudicialmente desde el 2002 hasta enero de 2008,  y por el Acuerdo Humanitario para lograr la libertad de los retenidos y secuestrados por las guerrillas. .

A los periodistas de los medios de información, los apelamos a actuar en libertad de conciencia, asumiendo una actitud razonable y de respeto a los códigos deontológicos en los aspectos referentes a la responsabilidad social, a la imparcialidad y a la confrontación de fuentes respecto a lo que significa el derecho a la memoria y a la Verdad que poseen las víctimas de crímenes de Estado.

La información democrática es una condición de respeto y de dignificación a las víctimas, presupuesto básico del derecho a la memoria, punto de partida para la Verdad, la Justicia, la Reparación Integral y la No Repetición.

Creemos que solamente de este modo es posible enfrentar el olvido y la construcción del poder que cimienta un provenir de destrucción, de involución y de negación de la democracia.

Suscriben integrantes de la Comisión Ética de la Verdad

Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de Paz
Movimiento de Trabajadores Rurales de Brasil, MST
Mirta Baravalle, Madres de la Plaza de Mayo-Línea Fundadora- Argentina
Francois Houtart, Centre Tricontinental, Bélgica
Enrique Nuñez, Comisión Etica contra la Tortura-Chile
Asociación Comunitaria Universitaria Santo Tomás de Aquino, Madrid-España
Rainer Huhle, Centro de Derechos Humanos de Nürenberg, Alemania
Liz Deligio, School of the Americas Watch, SOAW, USA
Charity Ryerson, School of the Americas Watch, SOAW, USA
Miguel Alvarez, Verapaz, Comisión de Paz de México
Carlos Fazio, profesor universitario UNAM, escritor
Gilberto López y Rivas, Profesor Universitario UNAM
Libertad Sánchez, Asociación por la Recuperación de la memoria histórica de Mérida, España
Coalición de los Pobres, USA

 

Febrero 19 de 2007

 

1 comment febrero 19th, 2008

Batallón de fusiles calientes, culpable

El “Batallón de fusiles calientes” -14 militares y su comandante, el coronel Byron Carvajal- fueron declarados culpables de la matanza de una unidad completa de elite de la policía antidrogas (10 policías) y un informante que los guiaba, el 22 de mayo de 2006 en Jamundí.

Carvajal era comandante del Batallón No. 3 de Alta Montaña, del Valle. La primera pregunta fue: ¿qué hacía el batallón de alta montaña en la zona plana, donde está ubicada la población de Jamundí, en el Norte del departamento del Valle del Cauca, a media hora por carretera de Cali, la capital departamental?

El coronel coordinó a sus hombres -un teniente, un sargento y 11 soldados- en el ataque contra la elite antinarcóticos.

El juez aún no dio a conocer la sentencia, lo que hará en dos semanas.

El Fiscal General dijo en esa ocasión: “Fue una emboscada, una masacre premeditada”; “es un mandado al narcotráfico”.

¿A quién estaban protegiendo los militares? ¿Al mismísimo Don Diego, uno de los capos del Cartel del Norte del Valle?

La prensa publicó en ese tiempo que la finca que pretendía allanar el grupo antinarcóticos de la policía pertenece Don Diego. También pertenecen a él otras propiedades circundantes, como dijo una fuente a IPS.

Por si fuera poco, de todo esto resultó que el Batallón No. 3 de Alta Montaña comerciaba cocaína en la zona montañosa de Jamundí. La droga procedía, supuestamente, de material incautado.

Este caso fue objeto de fuerte tira y afloje, pues la Justicia Penal Militar se quería quedar con él.

La misma noche del 22, el general Mario Montoya, comandante del ejército, presentó los hechos como un error militar durante un recorrido de rutina, y por disposición suya, la justicia castrense comenzó a actuar de inmediato. El Procurador General de la Nación (ministerio público) tuvo que emplearse a fondo dos días después para arrebatarle el caso y que éste fuera investigado por la justicia ordinaria.

Los militares permanecieron 43 minutos solos en la escena del crimen. Sin embargo, hoy se dice que ésta no fue alterada.

Aparecieron allí casquillos de más de 150 balas de fusil y de ametralladora. La mayoría de los casquillos corresponden a proyectiles de fusiles Galil, que usa el ejército, pero algunos corresponden a fusiles AK-47, que utilizan los paramilitares, como los que mantenía Don Diego.

En los funerales de la elite antinarcóticos se vio lloroso a un funcionario de la DEA, que prometió que este crimen iba a ser explicado. El embajador estadounidense pidió “claridad”.

Funcionó: Don Diego fue capturado en septiembre del año pasado, por un “comando especial” del ejército, “en coordinación con entidades nacionales e internacionales”.

Veremos si la justicia se fija en el historial de ejecuciones extrajudiciales y otras violaciones a los derechos humanos que se le atribuyen al coronel Carvajal. Veremos qué dice sobre la presencia, en el lugar del ataque, de casquillos de armamento que no pertenece ni al ejército, ni a la policía antinarcóticos.

¡Ah! Me olvidaba. Los batallones de alta montaña hacen parte del plan contrainsurgente de Estados Unidos en Colombia.

Add comment febrero 18th, 2008

Chomsky en apoyo de manifestación del 6 de marzo

Colombia Support Network (CSN, Estados Unidos) recibió y circuló este viernes la siguiente declaración del distinguido lingüista y autor Noam Chomsky, que avala el homenaje del próximo 6 de marzo a las víctimas del paramilitarismo y los crímenes de Estado (English below):

“Durante demasiado tiempo, los colombianos han sufrido tortura, desplazamientos, desapariciones y desgracias generalizadas bajo la oscura sombra del terror paramilitar y militar, que constantemente asume formas nuevas y más amenazantes. Para nuestra eterna vergüenza, los ciudadanos de Estados Unidos durante cerca de medio siglo hicieron una contribución decisiva, sin darse cuenta, a esos horrores. La vigilia del 6 de marzo es una medida valiente de las víctimas y de quienes les brindan apoyo, en Colombia y en todo el mundo. Es una vehemente súplica para que se ponga fin definitivamente a este salvajismo. Por favor, únase a ellos en cualquier forma que usted pueda, y ayude a traer a este maravilloso país la justicia y la paz que su pueblo enormemente merece. Noam Chomsky.”

Colombia Support Network has received the following statement from the distinguished linguist and author Noam Chomsky welcoming the activities on March 6.

“For far too long, Colombians have suffered torture, displacement, disappearance, and general misery under the dark shadow of paramilitary and military terror, constantly taking new and more menacing forms. To our everlasting shame, citizens of the United States have unwittingly made a decisive contribution to these horrors for close to half a century. The vigil on March 6 is a courageous stand by the victims and their supporters, in Colombia and around the world, a passionate plea for this savagery to be brought to a final end. Please join them in any way you can, and help to bring to this wonderful country the justice and peace that its people richly deserve. Noam Chomsky”

2 comments febrero 15th, 2008

Carta desde Antioquia

Desde el departamento más golpeado por el paramilitarismo, llegó hoy una carta de Producciones El Retorno, área de comunicaciones de la Asociación Campesina de Antioquia.

Inicia con una bien merecida diatriba a la prensa colombiana, del columnista –antioqueño- Alberto Aguirre. Al final, links a una diciente selección de vídeos.

“…Eso es lo triste del periodismo colombiano, que se queda mudo ante las insolencias, las falacias y las bufonerías del poder. Pero sí baten el botafumeiro para envolver en el incienso de la adulación al Príncipe. Los periodistas forman parte de la comitiva presidencial, y en esta condición, hacen el papel de cortesanos, de ujieres, de palafreneros, de lameculos o, si toca, de tirabeques. Un periodista no debe formar parte nunca de la comitiva presidencial. El periodista se define frente al Poder, no al lado del Poder… y es aun más triste el silencio mudo de la Gran prensa. El estado de lambonería es correspondiente con el estado de abyección”.

Alberto Aguirre – Periodista colombiano (“Prensa Tartamuda” en Revista Cromos, agosto 18 de 2003, p.12)

Vamos al camino del 6 de marzo

Producciones EL RETORNO

Cuando marcharon los estudiantes eran vándalos, cuando marcharon los cocaleros del sur del país eran guerrilleros, cuando marcharon los desplazados el 18 de julio del año pasado exigiendo Vida, Tierra y Dignidad ni siquiera aparecieron en los medios, cuando marchó la Comunidad de Paz de San José de Apartadó para recordar a sus muertos y conmemorar sus diez años de existencia, los equipos periodísticos no llegaron y el país poco o nada supo del acto de memoria que cientos de campesinos en resistencia civil le hicieron a sus familiares, amigos y compañeros asesinados por una estrategia de guerra que no distingue a los civiles y que desde los mismos batallones militares protege, encubre y traza planes de exterminio.

Nunca podremos comprender lo que nos sucede con el tipo de medios que nos informan, propagadores de una libertad de expresión atada de manos y pies a la primera y más importante de las libertades en el mundo actual: la del mercado. La información se vende como el agua, embotellada, sellada, con apariencia de transparencia y sin calorías, ligera, rápida y oportuna. Nos embomba todo el día, se repite en todas partes y se basa en las mismas fuentes, no estamos informados, vivimos saturados de imágenes y relatos confusos, coyunturales casi todos, desde los cuales nos es imposible discernir el complejo panorama de nuestros conflictos sociales. La información se vende como la Coca-Cola, oscura y manipulada, dañina pero enviciante.

Los hechos no se informan en el tiempo ni en el espacio, no tienen contextos, cada día trae su afán en el universo mediático, cada jugada trae sus consecuencias en el mundillo político, los grandes medios endiosan a sus amos y apabullan a sus súbditos, los duermen o los despiertan cuando mejor les convenga.

Un mes antes de la marcha del 4 de febrero en Colombia, contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, los medios acogieron la propuesta nacida de un grupo “espontáneo” en Internet y se la jugaron toda. Repitieron una y otra vez las palabras de dolor que los secuestrados por las FARC le escribieron a sus familiares, fueron capaces de convocar y movilizar a todo el país en el debate sobre el secuestro, sobre las inhumanas condiciones en que viven los políticos, militares y civiles en poder de la guerrilla de las FARC. Una dura y cruda verdad se utilizó por los medios y sus dueños para tapar otra no menos cruel pero que los compromete directamente y puede conducir a conclusiones mucho más dramáticas sobre la real dimensión del terror paramilitar en Colombia.

Era inocultable el escándalo paramilitar el año pasado en los medios masivos de comunicación, las altas cortes comenzaban a comprobar que lo dicho desde hace tantos años por organizaciones sociales, no gubernamentales y de derechos humanos era cierto: políticos, polícias, militares, jueces, fiscales, notarios, empresarios, multinacionales y abogados se unieron con el poder feudal de los narcotraficantes en varias regiones del país para “defenderse de la amenaza comunista” y con el total silencio del Estado masacrar comunidades enteras para establecer sus proyectos de desarrollo y para apropiarse de las mejores tierras.

El horror paramilitar en Colombia ha dejado cientos de miles de víctimas que han sido perseguidas, ignoradas y silenciadas. Esos dolores no tienen rostro permanente en los noticieros de los dos canales privados de Televisión en Colombia, esos gritos desesperados por justicia y verdad no caben en las agendas informativas de dos empresas que responden a la ley del mercado y a los bolsillos de los dos grupos económicos más poderosos del país. La historia real sólo la puede contar la víctima, el guerrero siempre difundirá las noticias de las atrocidades de su enemigo y tratará de hacer olvidar las suyas.

El Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado en Colombia ha convocado a un homenaje a las víctimas del paramilitarismo para el próximo 6 de marzo, así mismo dirigió una carta al director de noticias de Radio Cadena Nacional (RCN) para informarle de la movilización e invitarlo a que la convocatoria tuviera en su medio el mismo eco que tuvo la marcha del 4 de febrero contra las FARC.

Algo han dicho pero poco, el gobierno dice que la marcha es organizada por la guerrilla y algunos columnistas le apuestan al fracaso y se preguntan si la gente odiará tanto a los jefes paramilitares como a “Tirofijo” o al “MonoJojoy”, los jefes de las FARC.

Siempre hemos marchado al lado de las múltiples víctimas de crímenes de lesa humanidad que también suceden en Colombia como la desaparición forzada, la masacre y el desplazamiento forzado, cuyo drama es uno de los más complejos del mundo.

El 6 de marzo estaremos de nuevo a su lado, para hacer memoria de una historia inconclusa, sesgada y manipulada. Para hacer eco de los gritos que en medio de la impunidad que reina exigen que se haga justicia, se diga la verdad y se reparen los daños ocasionados por quienes detentan el poder en lo más alto y han sido ciegos ante un dolor que no los perturba porque no lo ven o porque simplemente no les importa.

Vamos al camino el 6 de marzo por tantos y por tantas desterradas, por los que resisten en sus territorios, por los que nunca han sido escuchados, por los desparecidos, por los pueblos originarios, por la tierra que también es víctima de la voracidad del poder. Por la verdad, por la libre información, por los periodistas asesinados o exilados por hacer su trabajo con ética y dignidad, por la memoria en tiempos de histeria colectiva.

Medellín, 12 de febrero de 2008.

Producciones EL RETORNO
Área de Comunicaciones – Asociación Campesina de Antioquia

 

ALGUNOS GRITOS QUE NO TRUENAN EN LOS GRANDES MEDIOS:

- Los familiares de las 16 personas desaparecidas por grupos paramilitares en la vereda La Esperanza en 1996 marcharon para honrar la memoria de sus desaparecidos

- Las víctimas realizan una marcha en Medellín para exigir Verdad, Justicia y Reparación

- Los desplazados marcharon el 18 de julio de 2007 por Tierra, Vida y Dignidad

- Las víctimas del paramilitarismo en Antioquia dan inicio a la campaña “Memorias contra el silencio y la impunidad” – Audiencia de Versión libre del jefe paramilitar Salvatore Mancuso

- Un Tribunal Internacional de Opinión, realizado el pasado mes de noviembre en Bogotá, señaló al Estado colombiano como responsable del desplazamiento forzado en Colombia

- 8 Estrategias para la Verdad, la Justicia y la Reparación – Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado MOVICE – 2006

- Lo que provocan los medios y no nos lo muestran – Lo que no vimos de la marcha del 4 de febrero

3 comments febrero 13th, 2008

¿Sorpresa?

En una inspección, hoy, al pabellón número 1 de la cárcel de máxima seguridad de Itagüí, en el noroccidental departamento de Antioquia, donde están recluidos los ex jefes paramilitares, las autoridades encontraron:

-Una pistola 9 mm

-Una granada de fragmentación

-11 millones de pesos en efectivo (unos 5.500 dólares)

El diario El Tiempo habló de “arsenal”.

El gobierno pidió una “investigación exhaustiva” para averiguar de dónde provino el dinero, y anunció que excluirá de los beneficios jurídicos pactados mediante la Ley de Justicia y Paz al “responsable”*.

Ya veremos. Porque en las cárceles colombianas lo que hay, desde hace mucho tiempo, son armas.

Y por supuesto, algunos presos bastante conocidos mantienen millones de pesos en efectivo. Para qué, lo dejo a la imaginación del lector o lectora.

*Ya publicado este comentario, informan que el “responsable” sería Iván Roberto Duque, alias Ernesto Báez. El gobierno se lanzó a hacer la aclaración, pues inicialmente se dijo que se trataba de Don Berna, el mandamás de Medellín, heredero de Pablo Escobar. A quien Estados Unidos le tiene tantas ganas… En todo lo que tenga que ver con los paramilitares, dueños de tantos secretos, lo que parece no es lo que es.

Add comment febrero 13th, 2008

Fútbol beligerante

“Si los periodistas mediocres quieren guerra, guerra tendrán”

 

La frase es de Mario Vanemerak, director técnico de Millonarios, equipo de fútbol de Bogotá. Menos mal que no la dijo Chávez.

1 comment febrero 7th, 2008

A quienes marcharon el 4 de febrero

POR LOS DESAPARECIDOS

 

POR LOS DESPLAZADOS

 

POR LOS MASACRADOS

 

POR LOS EJECUTADOS

 

 

En Colombia han sido desplazadas cerca de cuatro millones de personas, en su mayoría por los grupos paramilitares. Estos grupos, solos o en conjunto con miembros de las fuerzas militares, han desaparecido al menos a 15.000 compatriotas y los han enterrado en más de 3.000 fosas comunes o han arrojado sus cadáveres a los ríos; han asesinado a más de 1.700 indígenas, 2.550 sindicalistas, y cerca de 5.000 miembros de la Unión Patriótica. Regularmente torturan a sus víctimas antes de matarlas. Entre 1982 y 2005 los paramilitares perpetraron más de 3.500 masacres, y robaron más de seis millones de hectáreas de tierra. Desde 2002, después de su “desmovilización”, han asesinado a 600 personas cada año. Llegaron a controlar el 35% del Parlamento. Desde 2002 hasta hoy, miembros del Ejército Nacional han cometido más de 950 ejecuciones, la mayoría presentadas como “positivos”. Tan solo en enero de 2008, los paramilitares cometieron 2 masacres, 9 desapariciones forzadas, 8 homicidios, y el Ejército ha cometido 16 ejecuciones extrajudiciales.

En Colombia, agentes del Estado y paramilitares violan los derechos humanos y el derecho humanitario. Muchos grupos paramilitares no se han desmovilizado. Ahora se hacen llamar Águilas Negras. Muchos parapolíticos están en cargos públicos y diplomáticos.

Usted marchó el 4 de febrero. ¿Acompañará el 6 de marzo a las víctimas de los paramilitares, los parapolíticos y los agentes del Estado? Nunca más fosas comunes. Nunca más desplazamientos forzados. Nunca más paramilitares. Nunca más parapolíticos. Nunca más crímenes de Estado.

El Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado

convoca:

6 DE MARZO DE 2008

Homenaje nacional a las víctimas del paramilitarismo, la parapolítica y los crímenes de Estado

1 comment febrero 5th, 2008

La muerte, y después una cerveza

A que no adivinan cómo celebró el gobierno la enormísima marcha “contra las FARC”: compró a Israel 24 aviones de guerra Kfir tipo C.10, reconvertidos. El negocio se cerró preciso el mismo día de la manifestación, que se suponía tiene que ver de alguna manera con un anhelo de paz. ¿O quizás no?

La adquisición de estos aviones de combate supersónicos, copia mejorada del cazabombardero francés Mirage, fue pactada por el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, de visita en Israel y gran predicador antichavista.

Estos aviones tienen motor General Electric, de fabricación estadounidense, que requieren del visto bueno de Estados Unidos para ser exportados.

El anuncio sobre este negocio fue hecho el 17 de enero por el embajador israelí en Bogotá, quien comentó que “las relaciones son muy fuertes entre el ministerio de Defensa de Israel y el ministerio de Defensa de Colombia”.

Ese mismo día estuvo en Colombia el jefe del estado mayor conjunto de las fuerzas militares de Estados Unidos, quien calificó de “preocupante” la compra de armamento por parte de Venezuela: dichas adquisiciones “son de gran preocupación no solamente para Colombia, sino para la región”.

A su turno, el general Fredy Padilla de León, comandante de las fuerzas militares colombianas, comentó que “las relaciones con las fuerzas armadas de los Estados Unidos marchan por el mejor momento de su historia, para luchar contra un enemigo común”.

¡Enemigo común! ¿Las FARC? ¿Venezuela?

Si les sirve de consuelo: esos aviones son de segunda mano, e Israel los desechó hace tiempos. Juan Manuel Santos fue a comprarlos en el depósito de la basura bélica que se les vende a los países del tercer mundo.

Eso sí: sin armamento y repuestos, cada nave cuesta unos 12 millones de dólares. Pero puede que a Santos le hayan hecho la rebajita.

Dirán ustedes que tan boba yo, pero a mí estas cosas me parecen muy absurdas. Por eso me acordé de este poema del colombiano Allan Luna, leído en el Festival Internacional de Poesía de Medellín en 2006:

Vuelo

No soy un criminal cualquiera.
Yo vuelo.
Mis presas están allá abajo.
No veo sus ojos ni oigo sus gritos.
Vuelo.
Sé que me están mirando.
No sé cómo se llaman, ni quiénes son,
No necesito saberlo.
Me basta con saber dónde están,
Para dejar caer sobre ellos
Una lluvia dolorosa.

Lo mío es la muerte y después una cerveza.
No conozco la guerra.
Aún no me han derribado.

(Escrito en Abril de 2003, mes en que cayó Bagdad, la Ciudad de las Mil y Una Noches)

1 comment febrero 5th, 2008

La próxima es contra el paramilitarismo

La gigantesca manifestación de repudio “contra las FARC”, sus secuestros y demás formas de violencia que comete, fue precedida de un bombardeo diario de invitaciones por Internet, de distinta procedencia. A ello se sumó una activa campaña en los grandes medios.

En las discusiones por e-mail que se armaban a veces en estas semanas previas, algunos argumentaban que la guerrilla no es la única que comete atrocidades. La respuesta era recurrente: organiza tú una marcha contra los paramilitares y te prometo que voy, pero ésta del 4 de febrero es contra las FARC.

Algo por el estilo se decía en los medios radiales que monitoreo habitualmente: Caracol, W Radio, RCN.

Los organizadores de la marcha, iniciativa de un grupo Facebook que recibió el respaldo gubernamental y financiación privada, calificaron de “tergiversación” cualquier convocatoria que se hiciera a favor o en contra de cualquier cosa que no fuera esa guerrilla campesina.

Temían especialmente que el mensaje “se dispersara”. Cualquier iniciativa divergente fue descalificada como “contramarcha”.

Expresaron que lo malo de la manifestación del 5 de julio de 2007, de rechazo a la matanza de 11 diputados regionales rehenes de las FARC, fue que allí hubo también una demanda urgente a favor del acuerdo humanitario, cuando era una marcha contra el secuestro.

Esa protesta, efectivamente, tuvo como denominador común la exigencia de libertad, y así lo reseñaron los medios.

Ahora podremos comprobar si es cierto que tanta gente se une a una protesta contra los poderosos y ubicuos paramilitares.

El Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado está convocando, para el próximo 6 de marzo, una manifestación contra los grupos paramilitares, los parapolíticos y los agentes estatales involucrados en violaciones de derechos humanos. El objetivo de esta demostración es exigir que cesen los crímenes de los paramilitares y que se desmantelen definitivamente sus estructuras no desmovilizadas, que se acabe la parapolítica y que cesen las ejecuciones extrajudiciales cometidas por miembros de la Fuerza Pública.

La semana pasada, Iván Cepeda, hijo del asesinado periodista y senador de la Unión Patriótica Manuel Cepeda, dirigió una carta a Álvaro García, director de noticias del canal televisivo privado RCN. RCN Televisión, según me informan, puso la tarima y el sistema de sonido en la Plaza de Bolívar de Bogotá.

La misiva de Cepeda da claves sobre cómo se maneja la información en los grandes medios de Colombia.

Señor Director,

Difiero de la forma en que su noticiero cubre la realidad política y social de nuestro país. En particular, considero que existe un notable desequilibrio en la manera en que registra las noticias concernientes a la violencia y al conflicto armado. Mientras informa y condena con vehemencia los crímenes que cometen las guerrillas, no ocurre lo mismo cuando se trata de aquellos atribuibles a los grupos paramilitares, a los líderes políticos que se han aliado con ellos, o a miembros de la Fuerza Pública que actúan arbitrariamente contra la población civil. No es cuestión solamente de la proporción informativa. Es cierto que su noticiero presenta en ocasiones estos hechos. Pero regularmente lo hace de manera confusa, fragmentaria, y sin que se produzca una censura contundente a los autores de esas formas de violencia. No se analizan en profundidad los móviles, ni se identifica claramente a los responsables, ni se explica el contexto de esos crímenes. Así, el televidente solo percibe actos aislados que no guardan relación entre ellos.

Como Usted sabe, se cumplen seis años del inicio del proceso de desmovilización y dos de aplicación de la Ley de Justicia y Paz. Los grupos paramilitares siguen delinquiendo, ejecutando masacres, cometiendo secuestros y desapariciones, narcotraficando, desplazando comunidades. Se ha probado judicialmente la responsabilidad de algunos congresistas en las investigaciones por la llamada parapolítica. Sin embargo, han sido reemplazados por otros igualmente corruptos. Muchos políticos siguen sin ser investigados, y cuando son denunciados, el Gobierno los nombra en cargos diplomáticos. También se ha probado judicialmente que agentes de las fuerzas militares cometen homicidios, y que tales hechos se califican con el eufemismo de “falsos positivos”. Es inadmisible que todo esto no merezca una condena unánime de los grandes medios de comunicación. Que se siga negando o minimizando esta otra realidad. Es inconcebible que una fracción significativa de la opinión pública, que solo se informa a través de la televisión, siga considerando al paramilitarismo como un mal menor, que ha sido ineludible e incluso deseable. ¿Cuándo su noticiero ha organizado campañas para condenar estos fenómenos?

El 31 de enero de este año en el programa ‘Hora 20’ de Caracol Radio usted aseguró que de ser convocada una marcha contra los grupos paramilitares y su acción criminal participaría con gusto en ella, y además que tal iniciativa contaría con el respaldo de su medio de comunicación.

El próximo 6 de marzo, el Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado ha convocado a una manifestación contra los grupos paramilitares, los parapolíticos y los agentes estatales involucrados en violaciones de derechos humanos. El objetivo de esta demostración es exigir que cesen los crímenes de los paramilitares y que se desmantelen definitivamente sus estructuras no desmovilizadas, que se acabe la parapolítica y que cesen las ejecuciones extrajudiciales cometidas por miembros de la Fuerza Pública.

¿Dará Usted su apoyo a esta manifestación ciudadana? ¿Su noticiero le dará un despliegue informativo equivalente al que ha dado a la marcha que se llevará a cabo el próximo 4 de febrero?

7 comments febrero 4th, 2008

FARC anuncian liberación de otros tres rehenes civiles

El secretariado del Estado Mayor Central de las FARC confirma, con fecha 31 de enero, en comunicado dado a conocer por el noticiero de televisión Noticias Uno en la noche del 2 de febrero, la liberación de los parlamentarios Gloria Polanco de Losada, Luis Eladio Pérez y Orlando Beltrán Cuellar.

Las Farc indican que los tres rehenes les serán entregados “personalmente o por intermedio de delegados y en territorio colombiano” al presidente venezolano Hugo Chávez y a la senadora Piedad Córdoba. (Ver: Oído atento a la selva)

Comunicado (textual):

1. Como reconocimiento a sus persistentes esfuerzos por concretar un Acuerdo Humanitario, les queremos solicitar al presidente Hugo Chávez y la senadora Piedad Córdoba, que reciban, personalmente o por intermedio de delegados y en territorio colombiano, a los parlamentarios Gloria Polanco de Losada, Luis Eladio Pérez y Orlando Beltrán Cuéllar a quienes liberaremos unilateralmente dado su estado de salud.

2. Para garantizar el éxito de esta gestión y previniendo los peligros que la rodearán, debemos organizar los mecanismos necesarios con suficiente tiempo. Trabajaremos sin prisas ni pausas.

3. Estas liberaciones, son consecuencia directa del esfuerzo realista, integral y transparente del presidente Chávez y otros gobiernos de países amigos, en la búsqueda de soluciones políticas de fondo a la crisis humanitaria y al conflicto que lacera a Colombia y que afecta a todo el Continente.

4. Nuestra decisión por concretar un Intercambio Humanitario integral, como única forma de lograr la libertad de todos los prisioneros de guerra, se mantiene, refuerza y levanta hoy más que nunca por encima de la ofensiva gringa y uribista contra las FARC.

5. Nada ni nadie puede desmentir la criminal impunidad con que ha delinquido y pretende continuar delinquiendo la clase dirigente colombiana, ni mucho menos, la infame y humillante injerencia del gobierno de los Estados Unidos en nuestros asuntos internos. Mientras ello perdure, nuestra decisión de combate continuará acrecentándose día a día, contra los corruptos dirigentes políticos y por la soberanía nacional.

6. La tarea del libertador Simón Bolívar aún está sin concluir!.

Secretariado del Estado Mayor Central.
FARC-EP.

Montañas de Colombia, Enero 31 del 2008

1 comment febrero 3rd, 2008

Next Posts Previous Posts


Suscríbase a este blog

Seguime en Twitter

Noticias de Colombia

IPS Noticias de América Latina

Categorias

Archivo

Nada de lo colombiano ha sido ajeno en el trabajo de Constanza Vieira para la agencia de noticias IPS. Desde las cuatro décadas de guerra civil y la acción de sus múltiples bandos armados (guerrillas, ejército, paramilitares, narcos), pasando por el acuerdo humanitario que libere a rehenes y prisioneros, el drama de los desplazados y las comunidades indígenas, el ambiente, el proceso político legal, la relación con países vecinos, la cultura. Todo eso, y más, está presente en el blog personal de esta periodista que también trabajó para Deutschlandfunk, Deutsche Welle, Water Report del Financial Times, National Public Radio y la revista colombiana
Semana, entre otros medios.