Este blog es una iniciativa de la agencia de noticias IPS y de su corresponsal en Bogotá, Constanza Vieira.

Ella no es Lucero, presidente Santos

21 de septiembre de 2010

Que la identifiquen por las miradas de los hombres que se quedaron pegadas a su cuerpo.

Adheridas a sus grandes ojos negros y a sus pobladas cejas, a su lunar en el pómulo izquierdo, a sus labios carnudos y sus grandes dientes blancos, a la pelusa de su nuca, a su piel canela, a su espalda enhiesta, a sus ijares, marcados mejor por la canana.

Cuando oí el anuncio de su muerte, de boca del propio presidente Juan Manuel Santos, pensé en él. En su soledad, en su también tortura cotidiana. Pensé que, para ver su dolor, los americanos romperán su mutismo para contarle prontamente que Lucero murió. Pensé que él los recibirá en su celda con un brillo de dicha en la mirada. Que él ya lo sabrá. Que ella misma ya habrá ido a decírselo entresueños.

“¿Esta es Lucero?”, le preguntó en la Corte de Washington el fiscal Ken Kohl, mostrándole unas fotos suyas durante el juicio “Estados Unidos de América contra Juvenal Ovidio Ricardo Palmera, también conocido como Simón Trinidad”.

“No señor”, contestó el acusado. “Ella no es Lucero. Es la bellísima Lucero”.

Esta mañana todavía, un portavoz del Instituto de Medicina Legal decía: no se ha identificado a ninguno. Se refería a 22 cadáveres de guerrilleros que fueron abatidos el domingo, en un bombardeo en el departamento de Putumayo, en un sector pegado a Ecuador, y trasladados a la autoridad forense.

El total de insurgentes muertos fue de 27, según el presidente Santos. Y una de las guerrilleras abatidas, dijo Santos ayer lunes, era “María Victoria Hinojosa, alias ‘Lucero’, responsable de la emisora Voz de la Resistencia de las FARC, y compañera sentimental de alias ‘Simón Trinidad’”.

Con toda seguridad que no es Lucero. Es la bellísima Lucero, presidente. Y aún debe llevar las miradas de todos los hombres colgadas a su cuerpo. Por eso la reconocerán fácilmente en Medicina Legal.

De seguir con los ojos su belleza no se salvaron ministros ni altos consejeros, ni diplomáticos, ni directores de Wall Street: los que la vieron en Los Pozos, sede de las negociaciones del Caguán.

Escrito en : Acuerdo humanitario,Desde Bogotá,La guerra y la paz

2 Comentarios sobre “Ella no es Lucero, presidente Santos”

  • 1. NIDIA F MORALES  |  septiembre 23rd, 2010 at 8:59 pm

    Crecí junto al Dios de los cristianos, viendo las diferencias entre “nosotros y los otros cristianos”; me aferré a sus dioses.. inútiles y fríos.. con la furia y la necesidad de mis pasiones. Cuarta generación en mí “de la limpieza étnica” que retornó a sus genes en mi hijo; dejé de rezar el credo porque no creo en la S. M. I. C. A. Y R. , pero continúo con el Padre nuestro junto al Ángel de la Guarda que Jamás, él sí que Jamás nos ha abandonado.. maticé mis dos culturas religiosas navegando entre el Budismo, el Shintoismo, el Esoterismo y sus herramientas hasta incluso trabajar con ellas.. creo en la buena voluntad y las palabras que dictan las estrellas.
    Cuando murió mi abuelo me sentí huérfana de voz… me abandonó por años… cuando murió mi padre las entrañas se me revolvieron… he perdido dos hijos y salvé otros dos.. mi vida. Entonces los dioses que los hombres inventaron a su imagen y semejanza jugaron con mi destino, mis sueños… mis esperanzas.. volví a mi tierra y descubrí que el horror es infinito como la crueldad del ser humano. Jamás imaginé que se pudiera ASESINAR, DESCUARTIZAR, TORTURAR, desaparecer.. en nombre de la “ley”; Anoche leía la “noticia” de que otra masacre ha sido efectuada contra colombianos “enemigos de su propia patria”, o sea la patria de los vende patrias, de los usurpadores, de los verdaderos enemigos de la humanidad… y lloré, lloré por ese hombre al que no conozco personalmente, pero al que a través del libro YO SIMÓN TRINIDAD palpé hasta el infinito.. vi. el rostro marchito de su joven compañera… los vi tomados de la mano y vi en él la esperanza y la tristeza de no poder hacerla feliz.. los verdaderos patriotas son los que no han sucumbido al canto de sirenas de palacio… los que no han claudicado y sé que mañana o pasado su nombre figurará en la historia como otra heroína.. como Manuelita Sáenz, como Piedad Córdoba, como la Pola… y le rendirán honores “esos” que hoy entre el escapismo de la impotencia y de la abulia pasan indiferentes ante la “noticia” del HORROR de ver calzindos en su propio país a un puñado de SERES HUMANOS que no han querido transigir con la barbarie….y lloré otra vez como cuando era niña y desee que Dios exista, y es que como decía mi amado Nietzsche: “Si Dios no existe, habrá que inventarlo”.
    Decansa en paz muchacha bonita.. que tu amor 12 Mts bajo tierra no tendrá consuelo pero sí memoria… y con ella se seguirán alimentando los ejércitos del pueblo triste que te ronda en fantasmas que un día encontrarán justicia. @

  • 2. yomesmo  |  octubre 23rd, 2010 at 7:01 pm

    Cuántas luceros,cuántas luces han sido apagadas por esa guerra fratricida que libra la insurgencia colombiana contra el estado en nombre de una sociedad que dice representar,y a quien asesina friamente o mutila inmisericordiamente…Y ahora los adoradores de éstos falsos Robin Hood paleolíticos,quieren hacer una love story del operativo que dió de baja a uno de los criminales más sanguinarios de la tierra.

Deje su comentario

You must be logged in to post a comment.

Trackback this post  |  Subscribase y reciba los comentarios via RSS


Suscríbase a este blog

Seguime en Twitter

Noticias de Colombia

IPS Noticias de América Latina

Categorias

Archivo

Nada de lo colombiano ha sido ajeno en el trabajo de Constanza Vieira para la agencia de noticias IPS. Desde las cuatro décadas de guerra civil y la acción de sus múltiples bandos armados (guerrillas, ejército, paramilitares, narcos), pasando por el acuerdo humanitario que libere a rehenes y prisioneros, el drama de los desplazados y las comunidades indígenas, el ambiente, el proceso político legal, la relación con países vecinos, la cultura. Todo eso, y más, está presente en el blog personal de esta periodista que también trabajó para Deutschlandfunk, Deutsche Welle, Water Report del Financial Times, National Public Radio y la revista colombiana
Semana, entre otros medios.