Este blog es una iniciativa de la agencia de noticias IPS y de su corresponsal en Bogotá, Constanza Vieira.

La vida

24 de febrero de 2008

El científico estadounidense Craig Venter quedará en la historia porque en septiembre de 2006 anunció que su equipo de investigadores había concluido la elaboración del primer mapa genético completo de un ser humano: el del propio Venter.

Según ese mapa, un ser humano tiene 4.1 millones de diferencias que lo hacen para siempre único, original e irrepetible, con respecto a cualquier otro individuo.

Nadie ha tenido, ni tendrá nunca, esa misma conformación genética. Por más uniformes que se pongan tropas.

Un año y medio después de ese anuncio, las víctimas de la guerra colombiana llaman a expresar un “Sí a la Vida”.

Invocan la ética para que se ponga fin a la crisis humanitaria que “obstaculiza las posibilidades para construir una sociedad civilizada en la que el respeto a la vida y a la dignidad humana sea el principio esencial de la convivencia”.

Este es el texto del Llamamiento de las Víctimas, que será leído en la manifestación del 6 de marzo.


Por la Vida, la Paz y la Democracia


Llamamiento de todos los sectores de víctimas de
crímenes contra la humanidad en Colombia

Quienes suscribimos este llamamiento, víctimas de crímenes contra la humanidad en Colombia, declaramos lo siguiente:

  1. Que rechazamos todas las formas de crímenes contra la humanidad. Que en Colombia se ha presentado una masiva y sistemática violación de los derechos humanos por parte de agentes del Estado y de la estrategia paramilitar que ha generado la comisión de crímenes contra la humanidad, como genocidio, desaparición forzada, ejecuciones extrajudiciales, torturas, desplazamientos forzados. Asimismo, que los grupos insurgentes han incurrido en infracciones al derecho internacional humanitario, siendo el secuestro una de sus más graves manifestaciones. Esta crisis humanitaria obstaculiza las posibilidades para construir una sociedad civilizada en la que el respeto a la vida y la dignidad humana sean el principio esencial de la convivencia.

  1. Que resulta inadmisible toda justificación pública de estos crímenes bien sea por razones ideológicas, de Estado, bajo el pretexto de la seguridad nacional, del pretendido derecho a la autodefensa, de la acumulación de la riqueza y del despojo de tierras o de cualquier otro argumento que se emplee para legitimar lo que, a la luz de la ética y del inquebrantable derecho a la vida, es inhumano. Consideramos que toda expresión o discurso con el que se pretendan ignorar los derechos humanos y el derecho humanitario nos aleja del camino de la paz y la democracia. La sociedad, por su parte, debe actuar para exigir el respeto de los derechos a la verdad, la justicia, la reparación integral y las garantías de no repetición.

  1. Hacemos un llamado para que las víctimas sean respetadas, no se manipule su sufrimiento, no se haga uso de ellas con fines políticos, electorales, económicos o militares. Llamamos a que no se afecte su dignidad de ninguna manera, a que se desista del intento de contraponerlas unas a otras, y a que no se vulneren aún más sus derechos convirtiéndolas en blanco de nuevas agresiones. Llamamos a que sus propuestas y argumentos sean asumidos con seriedad y respeto.

  1. Hacemos un llamado por el Acuerdo Humanitario que permita el regreso de las personas secuestradas al seno de sus familias y la sociedad, y porque sean respaldadas todas aquellas gestiones de facilitación, acompañamiento y veeduría nacional e internacional que contribuyan a estos propósitos. Que se evite a toda costa cualquier tipo de operación militar que ponga en riesgo sus vidas o comprometa de algún modo su integridad.

  1. Exigimos verdad, justicia y reparación para todas las victimas de crímenes contra la humanidad y genocidio; que se devuelvan los desaparecidos a sus familiares, se restituyan las tierras a los desplazados; se desmonten en forma definitiva los grupos paramilitares, se acaben los vínculos de éstos con instancias estatales, empresas multinacionales o partidos políticos y que todos los vinculados a la parapolítica responsables de violaciones de los derechos humanos sean sancionados y sus crímenes esclarecidos ante el país y el mundo.

  1. Después de más de cuarenta años de conflicto armado ininterrumpido urge encontrar caminos viables que nos permitan avanzar sin más demoras ni dilaciones hacia la solución política negociada del conflicto armado, en la cual se preserven los derechos de las víctimas. Reiteramos nuestra convicción de que la guerra que padece Colombia sólo podrá ser superada a través de un diálogo nacional, amplio, pluralista y concertado con la sociedad.

Hoy nos une y nos asiste la imperiosa necesidad de acercamientos entre las víctimas y todos los sectores de la sociedad colombiana para construir una sociedad democrática sustentada en la paz con justicia social, el respeto integral de los derechos humanos y la dignidad humana.

Firman:

Asociación Colombiana de Familiares de Miembros de la Fuerza Pública, Retenidos y Liberados por Grupos Guerrilleros, ASFAMIPAZ.

Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado

Yolanda Pulecio

Madre de Ingrid Betancourt

Movimiento Hijos e Hijas por la Memoria y contra la Impunidad

Familiares de los Desaparecidos del Palacio de Justicia

Fundación “Manuel Cepeda Vargas”

Víctimas y sobrevivientes de la Unión Patriótica y del Partido Comunista Colombiano

Pueblo Kankuamo Desplazado en Bogotá

Zonas Humanitarias y Zonas de Biodiversidad de los Consejos Comunitarios del Jiguamiandó y Curvaradó

Zonas Humanitarias y Zonas de Biodiversidad de las Comunidades de Autodeterminación, Vida, Dignidad del Cacarica, CAVIDA

Zona Humanitaria de la Comunidad de Vida y Trabajo de La Balsita, Dabeiba

Zona Humanitaria de la Comunidad Civil de Vida y Paz del Alto Ariari, CIVIPAZ

Consejo Comunitario del Río Bajo Naya, Valle del Cauca

Familiares de Víctimas de Trujillo, Valle del Cauca

Familiares de Víctimas de Inzá, Cauca

Asociación de Familiares de Víctimas de la Violencia Política de Río Sucio, Chocó, CLAMORES

Movimiento Regional de Víctimas de Crímenes de Estado, Sucre

Movimiento Regional de Víctimas de Crímenes de Estado, Antioquia

Asociación Regional de Víctimas de la Violencia del Terrorismo de Estado en el Magdalena Medio, ASORVIM

Familiares de Desaparecidos forzadamente, Familiares Colombia

Fundación “Nydia Erika Bautista” para los Derechos Humanos

Comunidad de Ullucos del Resguardo Indígena de San Francisco, Cauca

Asociación Tequendama de Sucre, Cauca

Asociación Nacional de Ayuda Solidaria, ANDAS

Comité Ejecutivo Nacional

Seccional Barrancabermeja

Acompañamiento Psicosocial y en Salud Mental a Víctimas de Violencia Política, AVRE

Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos

Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

Colectivo de Abogados “José Alvear Restrepo”

Comité de Solidaridad con los Presos Políticos

Fundación Afro y Cultura “La Esperanza

Resguardo Indígena Emberá de Urada, Jiguamiandó, Coredocito

Asociación Campesina para el Desarrollo Integral del Sur del Putumayo, ACADISP

Corporación Vínculos

Red de Alternativas a la Impunidad y a la Globalización del Mercado

Escrito en : Acuerdo humanitario,Civiles en la mira,Desde Bogotá,El poder,Fronteras,Justicia,La guerra y la paz,Objetivos de Desarrollo del Milenio

Deje su comentario

You must be logged in to post a comment.

Trackback this post  |  Subscribase y reciba los comentarios via RSS


Suscríbase a este blog

Seguime en Twitter

Noticias de Colombia

IPS Noticias de América Latina

Categorias

Archivo

Nada de lo colombiano ha sido ajeno en el trabajo de Constanza Vieira para la agencia de noticias IPS. Desde las cuatro décadas de guerra civil y la acción de sus múltiples bandos armados (guerrillas, ejército, paramilitares, narcos), pasando por el acuerdo humanitario que libere a rehenes y prisioneros, el drama de los desplazados y las comunidades indígenas, el ambiente, el proceso político legal, la relación con países vecinos, la cultura. Todo eso, y más, está presente en el blog personal de esta periodista que también trabajó para Deutschlandfunk, Deutsche Welle, Water Report del Financial Times, National Public Radio y la revista colombiana
Semana, entre otros medios.