Este blog es una iniciativa de la agencia de noticias IPS y de su corresponsal en Bogotá, Constanza Vieira.

Paramilitares toman posiciones en “la mejor esquina de América”

04 de agosto de 2011

La agroindustria bananera también tiene intereses en la cuenca del Curbaradó. Foto Constanza Vieira (IPS)
====

Según recuerda un cable filtrado por Wikileaks y fechado el 22 de octubre de 2008, ya por ese entonces el gobierno colombiano planteaba cumplir la orden judicial de realizar un censo en los valles del Curbaradó y el Jiguamiandó, afluentes del río Atrato en el Chocó.

El censo busca determinar quiénes hacen parte de las comunidades negras dueñas del título colectivo y quiénes son invasores del territorio.

Los líderes ancianos, tanto hombres como mujeres, son los que saben quién es quién. En estas cuencas, a diferencia del resto del país, los líderes han sobrevivido a la guerra y son la memoria viviente de la comunidad.

La región fue tomada por ganaderos y empresarios de palma africana ligados al paramilitarismo de ultraderecha, luego del desplazamiento masivo generado por la arremetida paramilitar iniciada en 1996 en la región.

Solo desde marzo se está adelantando efectivamente el mencionado censo. En el momento falta contabilizar a los desplazados de estos valles que viven en distintas ciudades de Colombia, así como refugiados en el exterior.

Heavy Metal Colombia entrevistó al sacerdote Alberto Franco, de la organización humanitaria religiosa Comisión Intereclesial de Justicia y Paz, que acompaña a las comunidades en su lucha legal y en el arriesgado retorno a sus tierras. La Comisión ha advertido reiteradamente que los empresarios aplican todo tipo de trucos para mantenerse en la región. Muchos de ellos están en la mira de la Fiscalía General de la Nación.

Heavy Metal Colombia: Usted ha estado denunciando que a los valles del Curbaradó y el Jiguamiandó han entrado centenares de paramilitares en estos días.

Alberto Franco: Los paramilitares dijeron que la gente va ganando el censo, pero que ellos se van a quedar. Desde abril, cuando entraron por Bella Flor Remacho (cuenca del Jiguamiandó) y por El Tesoro (sobre un caño afluente del Curbaradó), anunciaron que iban a simular un enfrentamiento con otros paramilitares para generar un desplazamiento. Los de Bella Flor se presentan como del grupo Los Rastrojos. Y los 300 que entraron esta semana están en la zona de Llano Rico (a la entrada del valle del Curbaradó) y van a moverse por Caracolí y Caño Manso (aguas abajo del Curbaradó). Estos dicen que son del grupo Águilas Negras, aunque ambos son parte de la misma estrategia. Le están diciendo a la gente que cultive coca y que ellos van a propiciar el desarrollo con banano, palma y ganadería extensiva.

¿Los paramilitares están promoviendo que se siembre coca en la región?

Ya están cultivando coca. Entraron por Brisas (en el Curbaradó, donde hay una base militar) 30 bultos de semilla de coca, pasaron como mínimo por tres controles, uno de la Policía y dos o tres controles más, permanentes, entre Brisas y Llano Rico. Nuestra interpretación es que es una estrategia de los empresarios vinculados a estos negocios, que trabajan en alianza con la Brigada 17, para que las acciones que se han ido ganando en Derecho queden amarradas a las acciones de hecho. Yo no entiendo cómo 300 hombres pasan a 250 metros de un comando militar y no los ven. Van uniformados de camuflado, con armas cortas, con armas largas. ¿Cómo pasan?

¿Al sembrar coca se puede perder toda la batalla legal por la tierra?

Claro, porque la coca genera por lo menos tres problemas: uno, descomposición. La gente comienza a consumir coca y licor. Han llevado a mujeres prostituidas. Todo esto para captar gente, con la plata se convence a la gente. Un segundo problema tiene que ver con que constituye una disculpa para que actúen tanto paramilitares como guerrilla, que también puede comenzar a moverse por esta zona. Y el tercer problema es legal. Si hay un territorio que tiene coca, entonces les quitan los derechos sobre el territorio a las comunidades.

¿Cuál es el interés sobre esta región?

Primero, es parte del proyecto que se conoce como “la mejor esquina de América”.

¿Allí juega un papel la conexión interoceánica por ferrocarril que proyecta construir China?

Claro. También el tema de la interconexión eléctrica. No sabemos si en esta zona haya petróleo. En el cerro Careperro (al sur del río Jiguamiandó) hay intereses mineros. Y, no hay que desestimar el aspecto judicial. A medida que las comunidades siguen resistiendo y avanzan en recuperar sus tierras, se evidencian conexiones de alto interés entre militares, empresarios, políticos y paramilitares. Eso explica también las amenazas contra la Comisión. Y están afectando a los líderes, que han sido objeto de amenazas.

La restitución de tierras este 3 de agosto interviene tierras, entre  otros, en Pavarandó, Belén de Bajirá, Caucheras, Cetino…

En Cetino es justo donde están los paramilitares en este momento.

¿Hay posibilidad de que a los paramilitares también les den tierras?

No necesariamente a ellos. Pero ellos han metido gente a la zona que son parte de su estrategia, para que comiencen a obstaculizar la devolución de tierras.

¿En qué va el censo?

En que, según el gobierno, ha terminado muy bien. Con preocupación de las comunidades, porque hubo amenazas y no todos los adultos mayores pudieron estar. Y porque hay gente que vive en el casco urbano de Carmen del Darién, que sale a pescar, y algunos de ellos han sido vinculados como si fueran propietarios de las tierras. Eso también es parte de la estrategia.

Escrito en : Desde Bogotá

Deje su comentario

You must be logged in to post a comment.

Trackback this post  |  Subscribase y reciba los comentarios via RSS


Suscríbase a este blog

Seguime en Twitter

Noticias de Colombia

IPS Noticias de América Latina

Categorias

Archivo

Nada de lo colombiano ha sido ajeno en el trabajo de Constanza Vieira para la agencia de noticias IPS. Desde las cuatro décadas de guerra civil y la acción de sus múltiples bandos armados (guerrillas, ejército, paramilitares, narcos), pasando por el acuerdo humanitario que libere a rehenes y prisioneros, el drama de los desplazados y las comunidades indígenas, el ambiente, el proceso político legal, la relación con países vecinos, la cultura. Todo eso, y más, está presente en el blog personal de esta periodista que también trabajó para Deutschlandfunk, Deutsche Welle, Water Report del Financial Times, National Public Radio y la revista colombiana
Semana, entre otros medios.