Este blog es una iniciativa de la agencia de noticias IPS y de su corresponsal en Bogotá, Constanza Vieira.

Sin paz en Colombia no habrá UNASUR

28 de agosto de 2009

La advertencia principal que el movimiento colombiano por la paz tiene para UNASUR es: la paz en Colombia es necesaria para la integración suramericana y para evitar la regionalización de la guerra.

Si UNASUR no quiere que le pase lo que a la Comunidad Andina de Naciones -que está en cuidados intensivos, en últimas, por evadir durante decenios la realidad de que en Colombia hay una guerra- debe actuar frente al conflicto colombiano.

El mensaje de la Diplomacia Ciudadana por la Paz, que impulsa la Asamblea Permanente de la Sociedad Civil por la Paz, movimiento integrado por un centenar de organizaciones de la sociedad civil de Colombia, fue atendido por las delegaciones gubernamentales en Bariloche.

 

Menos de una hora después de que culminara la cumbre de UNASUR sobre la apertura de las bases militares colombianas a Estados Unidos, llegó desde ese balneario argentino el análisis de la Asamblea Permanente.

 

Éste llama la atención sobre el hecho de que es la primera vez que en América del Sur un pacto militar bilateral se discute en un escenario multilateral.

 

Aquí el texto.

 

 

La agenda de Bariloche: repercusiones de la cumbre de UNASUR

 

1.     La cumbre hizo evidente la preocupación de todos los gobiernos que integran UNASUR sobre los alcances del convenio de cooperación militar entre Estados Unidos y Colombia, en términos de estabilidad política, seguridad, integridad territorial, soberanía, armamentismo y paz. En este sentido se explica la convocatoria a una reunión del Consejo Sudamericano de Seguridad, la intención de monitoreo y verificación del convenio entre Estados Unidos y Colombia y la implementación de un mecanismo de transparencia, que garantice que no habrá bases militares extranjeras en territorios de los países de América del Sur. Pese a su molestia, el gobierno colombiano cedió en este punto, aun cuando reafirmó que el acuerdo ya está finiquitado y no es sujeto de modificación alguna. Fue clave la intervención del presidente Hugo Chávez para identificar los peligros del convenio de cooperación, en términos estratégicos de seguridad del gobierno de Estados Unidos. El presidente Correa de Ecuador demostró que no se necesitan esos acuerdos para combatir el narcotráfico y puso en evidencia el compromiso de su gobierno en la frontera con Colombia.

 

2.     El armamentismo fue tema obligado en la cumbre, así como otros tratados y convenios militares que van a ser objeto de monitoreo por el Consejo Sudamericano de Defensa. El presidente Chávez se adelantó a ofrecer toda la información sobre el convenio militar suscrito por Venezuela con Rusia y con Irán.

 

3.     Es la primera vez en Sudamérica que un tema de cooperación militar se discute en un espacio multilateral. Antes, los tratados militares se imponían sin ninguna posibilidad de discusión. Hay un nuevo escenario político en la región y se reafirma el rol de UNASUR, que sale fortalecida de la reunión de Bariloche. La presidenta Bachelet hizo énfasis en la agenda tradicional y la nueva agenda de seguridad en la región y reafirmó la transparencia en el tema de armas y recursos de seguridad y en la cooperación multilateral.

 

4.     Quedó clara la necesidad de un diálogo político entre UNASUR y el gobierno de los Estados Unidos en torno a los temas de seguridad regional y lucha contra las drogas. La propuesta del presidente Lula tuvo acogida entre los mandatarios que integran la UNASUR, aun cuando es significativa la oposición del presidente de Colombia. Si se mantiene el espíritu de “alianza entre iguales” expresado por el presidente Obama en Trinidad y Tobago, este diálogo es posible.

 

5.     Avanza una propuesta cooperación regional y multilateral en la lucha contra el narcotráfico, previa evaluación de la eficacia de la militarización y la estrategia implementada mediante el Plan Colombia. El rol principal estará a cargo del Consejo Sudamericano de lucha contra el narcotráfico. Este será un nuevo escenario de debate público que demanda una decidida participación de la sociedad civil.

 

6.    A pesar de las preocupaciones expresadas por el presidente Lula, la transmisión en directo por televisión contribuyó a moderar el lenguaje de los mandatarios y, al final, a las espontáneas manifestaciones de aprecio y respeto entre los presidentes de Colombia y Ecuador, como antesala de un eventual diálogo entre los dos gobiernos.

 

7.     Fue muy importante la contribución de la presidenta Cristina Fernández para moderar la reunión en momentos críticos y asegurar un resultado positivo de la cumbre. Este pedido de la presidenta de Argentina, así como las gestiones previas del presidente Lula, ayudaron en esta dirección.

 

8.      El presidente Uribe logró incluir a la OEA en los mecanismos que adopte el Consejo Sudamericano de Defensa, así como un consenso en torno a la necesidad de combatir el terrorismo y a los grupos ilegales, que no tuvo objeción en la cumbre. En cambio no fue bien recibida la propuesta de Uribe de declarar terroristas a los grupos guerrilleros colombianos y penalizar el consumo de drogas en los países sudamericanos. 

 

9.     Cada vez más se posiciona la interlocución de UNASUR con la sociedad civil, en virtud del artículo 18 del organismo que asegura la participación ciudadana en las deliberaciones y decisiones. La Asamblea Permanente de la Sociedad Civil por la Paz de Colombia logró hacer saber de todos los mandatarios y ministro de relaciones exteriores sus propuestas y reflexiones en torno a la crisis diplomática entre Colombia, Venezuela y Ecuador, la ampliación del convenio de cooperación militar entre Colombia y Estados Unidos y la urgencia de avanzar hacia una solución no militar del conflicto armado en Colombia.

 

10.     Justamente el tema de la paz en Colombia, premisa necesaria para asegurar la integración, evitar la regionalización del conflicto y evitar más roces diplomáticos, fue planteado al final por el presidente Hugo Chávez y abre la posibilidad de que UNASUR asuma un liderazgo en esta dirección.

 

Jorge Rojas

Asamblea Permanente de la Sociedad Civil por la Paz

Diplomacia Ciudadana por la Paz

San Carlos de Bariloche, 28 de agosto de 2009

 

 

Escrito en : El poder,Fronteras,La guerra y la paz,Objetivos de Desarrollo del Milenio

1 Comentario sobre “Sin paz en Colombia no habrá UNASUR”

  • 1. Gina Martinez  |  agosto 31st, 2009 at 7:58 pm

    Verdaderamente me parece una falta de respeto que los demas paises intervengan en algo que solo le concierne a COLOMBIA, cada pais es independiente y puede tomar sus propias decisiones, quiza los paises que estan en desacuerdo es porque temen a que descubran que ellos en verdad si esconden DELINCUEMTES colombianos dentro de su pais, como muy bien lo dio a entender el presidente de ECUADOR correa que en su pais la fabricacion de coca es legal, evidentemente todos van y buscan refugio alla

    Es verdaderamente degradante que titulen a Colombia del mayor fabricante y expontador de coca en los pises extranjeros, debido a la denominacion que se le a dado al pais como tal, sabiendo que el maytor exportador es chile, lastimosamente la ultima palabra la tienen los altos mandos.

    Colombia tiene mucho para dar el problema es que no lo dejan progresar

Deje su comentario

You must be logged in to post a comment.

Trackback this post  |  Subscribase y reciba los comentarios via RSS


Suscríbase a este blog

Seguime en Twitter

Noticias de Colombia

IPS Noticias de América Latina

Categorias

Archivo

Nada de lo colombiano ha sido ajeno en el trabajo de Constanza Vieira para la agencia de noticias IPS. Desde las cuatro décadas de guerra civil y la acción de sus múltiples bandos armados (guerrillas, ejército, paramilitares, narcos), pasando por el acuerdo humanitario que libere a rehenes y prisioneros, el drama de los desplazados y las comunidades indígenas, el ambiente, el proceso político legal, la relación con países vecinos, la cultura. Todo eso, y más, está presente en el blog personal de esta periodista que también trabajó para Deutschlandfunk, Deutsche Welle, Water Report del Financial Times, National Public Radio y la revista colombiana
Semana, entre otros medios.