Este blog es una iniciativa de la agencia de noticias IPS y de su corresponsal en Bogotá, Constanza Vieira.

Archive for octubre, 2007

¡No sé qué pensar!

Cómo les parece que, si las FARC por alguna casualidad piensan lo mismo que yo, ¡a mí me toca de inmediato ponerme a pensar distinto!

Eso por lo menos es lo que sostiene el psiquiatra y Alto Comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo.

Es decir: que, si yo quiero decir lo que pienso, previamente tengo que consultar en la página de las FARC, para ver qué cosas tengo que cambiar en mis opiniones.

Lo malo fue que hoy, por ejemplo, quería hacer un experimento SOBRE QUÉ NO PENSAR, y la página de las FARC estaba caída. Se me quedó la mente en blanco. ¡Ahora no sé qué pensar!

Estos dilemas surgieron porque el ex magistrado Carlos Gaviria, el presidente del partido de izquierda, Polo Democrático Alternativo, se encontró en la sede del noticiero CM& con Restrepo. Y discutieron. En este link pueden escuchar a Restrepo, exponiendo a Gaviria su original tesis.

Contexto de la discusión, en Semana

 

4 comments octubre 31st, 2007

En la muerte del guerrillero Martín Caballero

“¡Lo compran son ustedes!”, gritó una voz en la multitud reunida por las autoridades, cuando el ministro de Defensa Juan Manuel Santos arengaba en Carmen de Bolívar: “¡No vendan el voto!”, en la celebración de la muerte del guerrillero de las FARC, Martín Caballero, en Montes de María, al norte de Colombia, anunciada el jueves.

Las elecciones locales y regionales son este domingo.

Add comment octubre 26th, 2007

El satelital Ginebra-FARC

La veterana periodista irlandesa Ana Carrigan publica en estos días un extenso e informado artículo sobre el acuerdo humanitario. Me envió una copia antes de que saliera al aire.

Entre varias otras revelaciones, tiene el siguiente párrafo de infarto, que le adelanto a mi lector o lectora:

…”quienes trabajan por la paz en Colombia saben, por amarga experiencia, que los momentos más esperanzadores siempre son los más peligrosos. El 28 de Junio en Ginebra, cuando los delegados [de los tres países que ayudan en el acuerdo humanitario, Francia, Suiza y España] se enteraron de que los diputados estaban muertos, fuentes parisinas informan que éstos telefonearon a su contacto de emergencia de las FARC, en la selva, para exigir una explicación.Descubrieron que las FARC nada sabían; la dirigencia no había escuchado nada; ellos no podían entender cómo la seguridad del campamento había sido violada; no tenían ninguna noción sobre dónde, o cuándo, o cómo, o por qué los diputados había muerto. Habrían repetido, una y otra vez: “¡Esto es una catástrofe! ¡Es una catástrofe!” Comprendieron de inmediato las implicaciones y previeron que esta tragedia podría destruir cualquier posibilidad futura de un intercambio de prisioneros”.

Ahí les dejo la primicia.

1 comment octubre 25th, 2007

A Uribe no le hacen caso

Qué raro. Un presidente que se pone furiosísimo con cierta frecuencia; que en lugar de adeptos, parece tener vasallos que no practican el dicho “tus deseos son órdenes para mí”, sino “tus órdenes son deseos para mí”.

(Por ejemplo, cuando el mandatario se levanta por la mañana con ganas de enfrentarse con algún reportero crítico, o cuando anochece y le exaspera el cariz que va tomando el proceso judicial de la parapolítica que adelanta la Corte Suprema de Justicia y que ya tocó a su primo Mario Uribe).

Ese presidente bravísimo, que ha mandado “investigar” al principal magistrado investigador de la parapolítica; que hace que los colombianos que tienen o tuvieron padre autoritario se sientan como en casa, no logra mantener en cintura a sus propios ministros.

Ya se perdió la cuenta de cuántas veces el presidente Uribe ha salido a desautorizar declaraciones de miembros del alto gobierno que parecen que no logran conectar el cerebro antes de abrir la boca.

Esta vez le pasó al ministro de Defensa Juan Manuel Santos, en Washington.

Ante el think tank Diálogo Interamericano, “se le salió” su odio al presidente venezolano Hugo Chávez.

Y aún más revelador: mostró algo así como las orejas de las “fuerzas muy poderosas” que dice la senadora Piedad Córdoba, fuerzas que por acá no quieren que Ingrid Betancourt y los demás salgan libres.

“Se le salió” lo siguiente al ministro de Defensa, el mismo que ordenó a las tropas atacar a cualquiera del secretariado de las FARC que se deje pillar cruzando la frontera, para hablar con Chávez y Córdoba en aras de avanzar en el acuerdo humanitario:

-La mediación por el acuerdo humanitario favorece a Chávez porque “puede respirar en un área que no tenía antes”.

-A Piedad Córdoba, el nombramiento de Uribe como facilitadora del canje la favorece, porque le dio un “tremendo escenario”.

-A las FARC, porque están usando a Chávez para “ganar reconocimiento internacional”.

Por omisión en esa enumeración, parece que al gobierno colombiano es al único que esta gestión no le favorece.

JM Santos reveló que el gobierno colombiano le pidió al venezolano que “bajara el tono a la propaganda”, que Chávez “aceptó” y que “esperamos que cumpla su palabra”.

Además, dijo que la relación comercial con Venezuela “depende del estado de ánimo con el que se levante Chávez cada mañana”, y pidió que el Congreso estadounidense apruebe el TLC.

Sobre el asesinato de sindicalistas, según él 23 este año: “Investigamos y encontramos” – no a los asesinos, sino – “que a uno lo mataron por un lío de faldas, a otro por deuda de juego, otro porque estaba vestido de guerrillero y entrenando con ellos”.

Así esos tres casos fueran ciertos, y la cifra de 23 también, faltaría explicar las otras 20 muertes.

El canciller Fernando Araújo, muy presto, redactó un comunicado al mediodía:

“COMUNICADO

Bogotá, 18 oct (MRE). El Ministerio de Relaciones Exteriores se permite informar a la opinión pública que, el Gobierno Nacional no comparte las declaraciones del señor Ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, referidas al papel del señor Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, y de la senadora, Piedad Córdoba, en la búsqueda de un acuerdo humanitario.

“Tampoco comparte la mención que hizo el ministro Santos respecto de las relaciones comerciales de nuestro país con Venezuela”.

Y Uribe hizo leer un comunicado suyo:

“El Presidente de la República se permite comunicar que:

1. Reitera el apoyo y la confianza a la gestión humanitaria que adelantan el Presidente Hugo Chávez de la República Bolivariana de Venezuela y la Senadora Piedad Córdoba.

2. Reitera toda la voluntad para avanzar en el fortalecimiento integral de las relaciones con la República Hermana de Venezuela.

3. Pide a todos los integrantes del Gobierno que se abstengan de dar declaraciones en público o en privado que afecten la dirección de las relaciones internacionales de Colombia”.

Eso sí – no pidió que investiguen a su ministro de Defensa.

1 comment octubre 19th, 2007

Perfil de J. Rendón, estratega de la contrainformación

Reproduzco este artículo de mi amigo y maestro, Javier Darío Restrepo, a cargo del Consultorio de Ética Periodística de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, sobre el perfil de John Rendón, del Grupo Rendón, contratista de actividades de propaganda y relaciones públicas, al servicio de gobiernos o entidades anticomunistas en el mundo.

Rendón ha sido contratado por el Ministerio de Defensa de Colombia, desde donde le pagan con mis impuestos. ¿O quizá con los impuestos de los estadounidense, que financian la guerra colombiana? ¿O con los impuestos de los europeos, que a través de la cooperación con el gobierno de Álvaro Uribe recogen los escombros que causa esa misma guerra? ¿O todos los anteriores?

 

Los guerreros de la información

Por Javier Darío Restrepo, en El Colombiano (Medellín)

Durante cuatro meses, una campaña de manejo de medios, que costó 397.000 dólares, logró mantener lejos de las hogueras del escándalo los errores y abusos del ejército de Estados Unidos en Afganistán.

El mismo recurso se había utilizado cuando miles de personas murieron en Chorrillos, el barrio popular de ciudad de Panamá durante la invasión de Estados Unidos. La prensa mundial dio cuenta de 500 muertos nada más.

Un contrato de información estratégica por 100.000 dólares con la Oficina de Información Estratégica, OSI en inglés, en febrero de 2002, fue el comienzo de una campaña de desinformación para hacer del Islam un enemigo como el comunismo durante la guerra fría. El emirato kuwaití durante 10 meses pagó un millón de dólares mensuales para una campaña que creó la ilusión de que el pueblo de Estados Unidos apoyaba la liberación de ese emirato; de esa campaña hizo parte la difusión de historias de horror como la que contó una niña de 15 años que habría visto entrar soldados de Irak a una clínica y dar muerte a 15 bebés en sus incubadoras. Después, ante el House Committee on Foreign Affairs, se habló de 312 bebés asesinados por los iraquíes. Fueron acusaciones que sensibilizaron a la opinión para que respaldara la invasión militar del 12 de enero de 1991 a Irak.

Caían en Bagdad las primeras bombas cuando el periodista Alexander Cockburn demostraba en Los Ángeles Times que las historias de bebés asesinados eran falsas. La ABC y Seymour Hersh no se pusieron de acuerdo: ¿fueron 33 o 100 millones de dólares los que pagó la CIA para la creación del Consejo Nacional Iraquí, la institución de bolsillo que debía cambiar la opinión de los iraquíes y validar la segunda guerra del golfo?

En todos estos episodios figura el nombre de John Rendón, junto con la empresa Hill y Knowlton, como contratistas de actividades de propaganda y relaciones públicas, al servicio de gobiernos o entidades anticomunistas en el mundo. En la página web del Grupo Rendón se afirma que ha trabajado en 80 países y entre ellos menciona los
contratos con el Ejército, la Marina, la Fuerza Aérea y la Policía de Colombia, entidades con las que este grupo elaboró programas de entrenamiento de comunicaciones estratégicas y un programa multifacético para el Ministerio de Defensa en coordinación con el Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Franklin Foer en The New Republic, 20-08-02, describía el trabajo de Rendón como una estrategia de golpes efectistas, respuestas veloces que deslumbraban al público y frases breves fáciles de recordar: la CIA sin embargo, ante sus desmesurados costos y su trabajo amateur de propaganda negra, decidió realizar una auditoría a la empresa.

Este es el perfil del asesor contratado por el ministro Juan Manuel Santos para el partido de la U y luego para el Ministerio de la Defensa, en donde parecería que ha estado detrás de campañas como la de las cartas de poker con las imágenes de los jefes guerrilleros,
copia de la que se puso en circulación con los principales colaboradores de Hussein después de la invasión a Irak.

Pero lo más revelador es el estilo mantenido en la acusación contra Rafael Pardo, reproducido en dos ocasiones contra Carlos Gaviria e intentado contra el senador Petro en cabeza de su ex esposa. Todos estos intentos desinformativos, si no son suyos, tienen la misma torpe marca Rendón. Ellos son de izquierda, luego tienen que ser malos: el
hecho no está comprobado, pero no hace falta verificar y si ellos lo desmienten, era la aclaración que necesitábamos, que fue la singular lógica manejada por el ministro Santos en el episodio The Guardian. En cada caso tuvo que rectificar, pero el daño ya estaba hecho y de eso se trataba.

J. Rendón se ha definido como un guerrero de la información y un administrador de la percepción, tan eficaz que convirtió a los periodistas durante las guerras del Golfo en dóciles turistas bélicos a quienes los mandos militares les mostraban lo que querían cuando querían, según el estudio de Naief Yahya sobre Guerra y Propaganda.

Trasladar esta guerra de la información al Ministerio de Defensa equivaldría a convertir en política oficial el uso de la mentira, la calumnia y la desinformación, que son las armas de la propaganda negra de Rendón.

Copiar la política de la tercera vía del primer ministro Blair fue un intento torpe, pero inocuo, pero trasplantar lo peor de la política de engaño de los presidentes Bush, los contratistas de Rendón, es degradar aún más la política colombiana.

7 comments octubre 12th, 2007

“Todo el que arremeta en contra de nuestro presidente firmará su muerte”

Así dice una amenaza de muerte llegada al televisivo Noticias UNO, dirigido por el periodista Daniel Coronell, que esta semana mereció el Premio de Periodismo Simón Bolívar a “Mejor Columnista”, por su trabajo en la revista bogotana Semana.

A continuación, la durísima reacción del Comittee to Protect Journalists (CPJ), que en una carta al presidente Álvaro Uribe consigna los antecedentes de esa amenaza, así como del exilio del periodista Gonzalo Guillén, corresponsal en Colombia de El Nuevo Herald.

El enfrentamiento de Uribe contra el reportero Coronell, que menciona el CPJ, se puede escuchar en:

http://www.semana.com/wf_InfoArticulo.aspx?idArt=106790

El segmento de sonido 1 es la explicación de Uribe. Al final, pide que llamen a Coronell, con quien se enfrenta a partir del segmento 2.

“No me diga, que entro en cólera”, amenaza en un momento dado el presidente a Coronell.

El CPJ es una organización independiente sin ánimo de lucro radicada en Nueva York, y se dedica a defender la libertad de prensa en todo el mundo.

Nueva York, 11 de octubre del 2007


Señor Álvaro Uribe Vélez
Presidente de la República de Colombia
Casa de Nariño
Bogotá D.C., Colombia

Por fax: 011-571-337-5890

Estimado Sr. Presidente:

Nos oponemos enérgicamente a sus recientes acusaciones en contra de dos importantes periodistas. Sus comentarios estridentes y personales dieron como resultado múltiples amenazas de muerte en contra ambos periodistas y provocó el exilio de uno de ellos. El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) considera que su intolerancia hacia la crítica en los medios de comunicación socava su compromiso con la libertad de expresión.

En la mañana del martes, usted solicitó a la presentadora del programa de noticias matutino de la estación de radio La FM que llamara al reconocido periodista Daniel Coronell, director de noticias de Canal Uno y columnista de la revista Semana. Usted señaló que quería refutar información de la última columna del periodista en Semana, donde Coronell menciona recientes acusaciones hechas por Virginia Vallejo, amante del difunto narcotraficante Pablo Escobar, en su nuevo libro Amando a Pablo, odiando a Escobar.

Después de negar con vigor haber tenido vínculos con Escobar, usted entabló una áspera discusión de una hora al aire con Coronell. Usted calificó al periodista de cobarde, mentiroso, canalla y difamador profesional. Aunque reconocemos su derecho a estar en desacuerdo con sus críticos, consideramos que su reacción fue irresponsable e imprudente. Nos preocupa su retórica agresiva y su costumbre de desacreditar a los reporteros que presentan puntos de vista críticos.

Usted está conciente, sin duda alguna, que en el ambiente polarizado que vive Colombia, sus comentarios pueden animar a quienes utilizan violencia o amenazas de violencia para reprimir el trabajo de la prensa. Efectivamente, horas después de sus acusaciones en contra de Coronell, Canal Uno recibió una amenaza de muerte por correo electrónico. “Se le había advertido que la próxima vez que se metiera con el jefe se pondría su propia lápida,” indicó el mensaje. “Todo el que arremeta en contra de nuestro presidente firmará su muerte.”

Nos gustaría recordarle que Coronell regresó recientemente a Colombia luego de más de un año en el exilio. Tras recibir amenazas contra él y su familia, Coronell aceptó una beca de un año para estudiar en la Universidad estadounidense de Stanford y abandonó Colombia en el 2005. El periodista había descubierto que los mensajes amenazantes provenían de una computadora en la mansión del ex congresista Carlos Náder Simmonds, alguien con quien usted ha mantenido una relación personal y quien había sido condenado por narcotráfico en Estados Unidos. La investigación sobre las amenazas no arrojó ningún progreso evidente. Es responsabilidad del gobierno colombiano asegurar que la gente que viola la ley por medio de amenazas sea enjuiciada sin demoras.

Otro conocido periodista colombiano, el corresponsal del diario El Nuevo Herald de Miami, Gonzalo Guillén, se vio obligado a abandonar su hogar en Bogotá esta semana luego de recibir más de 20 amenazas de muerte tras comentarios que usted efectuó en dos radios nacionales. Usted acusó a Guillén de colaborar con Vallejo en la redacción del libro, y sostuvo que el periodista es un difamador. Guillén ha desmentido categóricamente sus acusaciones.

Colombia sigue siendo uno de los países más peligrosos del mundo para la prensa. En los últimos 16 años, 39 periodistas han caído en cumplimiento de su trabajo informativo en Colombia—el tercer número más alto para cualquier país en ese lapso. Su gobierno ha fracasado en su tarea de proteger a los periodistas que han sido blanco de los distintos grupos ilegales armados en una guerra civil que lleva más de 40 años. Esta situación ha perpetuado un clima de impunidad que deja a los periodistas colombianos vulnerables a ataques e intimidación.

En una reunión con una delegación del CPJ en marzo del 2006, usted respaldó el trabajo de los periodistas que informan sobre corrupción, al enfatizar que cualquier funcionario que interfiera con el trabajo de la prensa “está cometiendo un crimen contra la democracia, y eso es gravísimo”. Creemos firmemente que su intolerancia hacia la crítica en la prensa socava su anterior compromiso, contribuye al clima de temor que enfrentan los medios en Colombia y representa un golpe para la democracia en su país.

Sus acusaciones sin fundamento han puesto en peligro la vida de estos dos periodistas. Lo exhortamos como presidente a que se retracte públicamente de los recientes comentarios sobre estos dos periodistas, a que respete el disenso en los medios y a abstenerse de atacar públicamente a reporteros que presentan puntos de vista críticos.

Gracias por su atención a estos temas urgentes. Esperamos su respuesta.

Atentamente,

Joel Simon
Director Ejecutivo

Con copia para:

Carolina Barco, Embajadora de Colombia ante los Estados Unidos
Fundación para la Libertad de Prensa
Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano
Centro de Solidaridad de la Federación Internacional de Periodistas
Ignacio Álvarez, Relator especial para la libertad de expresión de la OEA
American Society of Newspaper Editors
Amnesty International
Article 19 (United Kingdom)
Canadian Journalists for Free Expression
Freedom Forum
Freedom House
Human Rights Watch
Index on Censorship

International Center for Journalists
International Federation of Journalists
International PEN
International Press Institute
Louise Arbour, U.N. High Commissioner for Human Rights
The Newspaper Guild
The North American Broadcasters Association
Overseas Press Club
Reporters Sans Frontières
The Society of Professional Journalists
World Association of Newspapers
World Press Freedom Committee

9 comments octubre 11th, 2007

Uribe pulsa “refreshing” en reunión Chávez-FARC

Al no suspender las órdenes de captura contra jefes de las FARC, el presidente Uribe pulsó “refreshing” en el acuerdo humanitario.

El gobierno colombiano aduce que no recibió ninguna solicitud “oficial” en tal sentido.

La senadora opositora Piedad Córdoba, facilitadora del canje de rehenes por guerrilleros presos, dijo que nuevamente hay que iniciar diálogos para definir las condiciones de un primer encuentro entre el presidente venezolano Hugo Chávez y uno o dos emisarios de la guerrilla de las FARC, para avanzar en el acuerdo humanitario. La reunión estaba prevista en principio para hoy 8 de octubre, en territorio venezolano.

El próximo 12 habrá una cumbre Chávez-Uribe, de fondo económico, que interesa vivamente a ambas partes, pero en la que se hablará del tema.

Desde Colombia, el vicepresidente Francisco Santos pidió “prudencia” al mandatario venezolano, aceptado por el presidente Álvaro Uribe como mediador. Las declaraciones de Chávez “lo que hacen es cerrarle el paso al acuerdo”, dijo el vicepresidente Santos.

¿Qué dijo Chávez? En su programa dominical de radio y TV, “Aló, Presidente”, adujo “falta de seguridad” para la suspensión de la reunión prevista, pues el ministro de Defensa Juan Manuel Santos (primo hermano doble del vicepresidente), advirtió previamente que, con o sin mediación de Chávez, la persecución contra los jefes guerrilleros no aminorará, y que si éstos salen hacia Venezuela lo harán “bajo su propio riesgo”.

“Creo que el presidente Uribe debe ayudarnos en ese sentido. Creo que la reunión es, en el panorama de reuniones, la más importante, porque la FARC es una de las partes. Por eso le agradezco al presidente Uribe. Creo que debe facilitar y no obstaculizar la reunión. Nosotros ofrecemos seguridad de la línea fronteriza para acá. Pero pónganme a Marulanda en la raya. Marulanda, te espero en la raya. Compadre Uribe: usted tiene que ayudarme. Si Marulanda quiere venir a Caracas, póngamelo en un avión, con cafecito y todo. Si no, no puedo hablar. En Colombia se mueven fuerzas de todo tipo. Hay sectores que quieren trancar el acuerdo humanitario. Palos en la rueda, como dicen allá (en Colombia). Sé que Uribe quiere el acuerdo humanitario, lo creo. Sé que las FARC también, Marulanda me lo ha dicho en sus cartas. Yo quiero ayudar, pero queremos que nos ayuden a ayudar, para tener el acuerdo humanitario y, más allá, ¿por qué no?, la paz”.

“Si no puedo hablar con las FARC ¿cómo hago? Sé que allá en Colombia hay factores que quieren desmontar esto y trancar el juego”, agregó Chávez, y señaló al primo hermano doble del vicepresidente.

JM Santos –hasta que asumió la cartera de Defensa- era el líder del antichavismo en Colombia. Prometió callarse en sus ataques habituales contra Chávez, mientras sea ministro.

“A mí, como colombiano, me generan prevención actitudes como ésa y creo que la facilitación, para que sea exitosa, debería ser inmensamente prudente. Lo único que hacen declaraciones como ésas, es generar mucho temor y rechazo en Colombia y en ese sentido cerrarle el paso al acuerdo humanitario”, dijo el vicepresidente, pero no refiriéndose a las advertencias del ministro de Defensa, sino a las expresiones de Chávez.

“Yo mismo tengo prevención, que refleja la prevención de muchos colombianos, que no quieren que una persona (el comandante de las FARC, “Manuel Marulanda”) que ha aterrorizado el campo, que ha asesinado a infinitos colombianos, que ha mandado a sembrar minas y que trafica con narcotráfico sea recibido con un cafecito y en toda tranquilidad en un país vecino”, aclaró el vicepresidente.

Por si las moscas, Chávez también dijo que no cree que Uribe esté tramando una posible “trampa” para capturar a los jefes de la FARC, aprovechando que éstos se hagan visibles fuera de Colombia y por lo tanto en jurisdicción de la INTERPOL, ante la que cursan órdenes de captura contra ellos.

Pero el asunto es que Uribe no necesita azuzar a la INTERPOL. Esta puede actuar autónomamente, a menos que, desde Colombia, el Departamento Administrativo de Seguridad DAS (servicio de inteligencia civil a órdenes del presidente) le indique que las órdenes de captura quedan suspendidas.

Para la senadora Córdoba, lo que viene ahora es “recuperar la confianza en el terreno”, para lograr la reunión con el o los emisarios de “Marulanda” con la anuencia de Uribe. “Esto tiene que ver con la tranquilidad que hay que darle al presidente Chávez como mediador y a la FARC como parte que tiene que sentarse con el gobierno”, dijo Córdoba a Unión Radio, de Venezuela.

Córdoba afirmó que el encuentro quedó aplazado al menos durante un mes o más, porque a partir de ahora debe iniciarse nuevamente el diálogo para definir las condiciones de la reunión.

Add comment octubre 8th, 2007

“Uno nunca está preparado suficientemente para esta soledad”, dice Fredy Muñoz, periodista colombiano, desde la clandestinidad

Por casualidad encontré hoy una entrevista con el joven colega y amigo Fredy Muñoz.

Fue hecha por correo electrónico por Pascual Serrano y publicada por Rebelión hace casi un mes.

Fredy cuenta que está en un limbo jurídico, y que su abogado no ha tenido acceso al proceso en su contra. Por eso no aparece públicamente, en espera de “que el proceso caiga en manos de alguien que haga justicia y que pueda devolverme a la legalidad y luego buscar un sitio para trabajar de periodista fuera de este país”.

“Hoy no hay condiciones de seguridad para mí en Colombia, evolucione como evolucione el proceso legal. Deberían surgir cambios muy profundos en el poder para que yo pueda tener garantías de seguridad en Colombia”, agrega.

Sobre la mediación de Chávez en el acuerdo humanitario, Muñoz teme que, si éste no se logra, Uribe tendría una justificación para el rescate violento de los rehenes y prisioneros de guerra en manos de la guerrilla.

Esto decía Muñoz hace un mes:

¿Y hasta dónde crees que estaría dispuesto a llegar Uribe?

Yo no creo que con Uribe vaya a haber ni despeje ni acuerdo humanitario. No sólo es él, sino su compromiso con los sectores más reaccionarios del paramilitarismo y de los Estados Unidos.

¿Se equivoca entonces Chávez participando en esa mediación?

No, no creo. Se podría sembrar la semilla de que un reemplazo a Uribe puede hacer realidad un acuerdo y entonces le toca a la sociedad colombiana tener eso muy presente.

¿Contemplas o estudiar buscar refugio en algún país para salir de Colombia?

Lo contemplo y lo busco. Es difícil y triste esta situación que estoy viviendo. Uno, que siempre ha luchado por decir cosas, ahora se ve condenado al silencio y a la invisibilidad. Además, es normal que la ayuda de los amigos tenga un límite. Espero que algún gobierno lo entienda y me brinde esa posibilidad.

Periodista de Telesur libre, pero en peligro (del 9 de enero de 2007)

Add comment octubre 8th, 2007

Versión de Virginia Vallejo es creíble: Alonso Salazar

La revista bogotana Semana publicó el martes 2 de octubre un gran titular en semana.com:

“Presidente Uribe señala a un corresponsal de periódico de E.U. de escribir libro de Virginia Vallejo para calumniarlo

El Jefe del Estado acusó al periodista Gonzalo Guillén de ‘El Nuevo Herald’ de haber participado en la redacción del libro ‘Amando a Pablo, odiando a Escobar’ en el que se afirma que Uribe Vélez era amigo del capo del narcotráfico. El reportero exige al Presidente una rectificación inmediata”.

Entre las altisonantes declaraciones presidenciales a medios radiales colombianos ese día martes, y el viernes 5, es decir tres días después, Guillén –el mayor experto en narcotráfico del periodismo colombiano– recibió la módica suma de perentorias 24 amenazas de muerte.

Lo llamé el sábado. Me dijo que se iba y que no quería volver nunca más. La noticia me dolió mucho, porque siento que una, como periodista, se queda por acá más solita sin él. Se me pasó un titular por la cabeza: “Rutilante triunfo del presidente”.

Un periodista crítico menos en Colombia. Sobre todo, uno que lleva 30 años siguiendo el tema del narcotráfico, esté quien esté en el gobierno. Es decir, cubriendo un proceso, no simplemente noticias sueltas, sin raíz ni contexto.

Pero lo interesante del titular de Semana son los links que puso a su propio archivo. Entre ellos, una entrevista el 29 de julio del año pasado a uno de los expertos en Cartel de Medellín, Alonso Salazar, ex secretario de gobierno del actual alcalde Sergio Fajardo y hoy candidato a la alcaldía de esa ciudad, empeño en el que es apoyado públicamente por Lina Moreno, esposa del presidente Uribe.

Salazar fue el primer investigador que nos reveló el mundo de las pandillas y sicarios del Cartel de Medellín, en su libro “No nacimos pa’ semilla”, publicado por el jesuita Centro de Investigación y Educación Popular CINEP en 1990, y que reeditó Planeta en 2004.

Apartes de la entrevista a Alonso Salazar, con la periodista uribista María Isabel Rueda, en el archivo de Semana:

M.I.R. Como historiador, ¿qué opinión le merece la versión de Virginia Vallejo?

A.S.: La declaración de ella es muy cercana a la realidad de los hechos. Su relación con Pablo Escobar fue entrañable por lo menos durante cinco años. (…)

M.I.R.:
Virginia Vallejo reabre en su testimonio la vieja tesis sobre la relación de Pablo Escobar con el M-19 en la toma del Palacio de Justicia…

A.S.: El M-19, después de que prácticamente fue liquidado aquí en Antioquia por el MAS (Muerte a Secuestradores) que es el origen del paramilitarismo en Colombia, llegó a unos acuerdos con Escobar, con quien tuvieron una larga connivencia algunos de sus líderes, como Iván Marino Ospina y Rosemberg Pabón. Escobar le brindó apoyo logístico al M-19 para la toma del Palacio de Justicia. Las armas utilizadas fueron traídas de Centroamérica a la Hacienda Nápoles.

(…)

M.I.R.: Hay quienes ponen en duda esa cercanía de Virginia Vallejo con Escobar…

A.S.: Ella participaba en los foros contra la extradición. Por su papel público le ayudó a Escobar a difundir sus proyectos sociales. Es un hecho constatado en distintas fuentes que fue su amante. Vivió todas las circunstancias para narrar lo que yo creo que es una versión bastante cercana a lo sucedido.

M.I.R.: ¿Se equivocan entonces quienes desprecian el testimonio de Virginia Vallejo porque era una diva, la amante de un capo y porque es tardío?

A.S.: Es un testimonio, desde el punto de vista periodístico, muy valioso. No hubiera dudado en publicarlo. Yo intenté buscarla en una época, pero ella estaba totalmente resguardada y nunca logré hablar con ella. El ser diva es un hecho circunstancial. Al testimonio hay que verle su verosimilitud con los hechos y las circunstancias y desde ese punto de vista, yo lo valido. Virginia Vallejo es una imagen trágica de mucha gente en este país que aun teniéndolo todo, se deja seducir por el oro y el poder y va al precipicio. Es una imagen muy nacional, que marca un poco nuestra desgracia.

El domingo 7 en la noche –ya el periodista Guillén fuera de Colombia- RCN TV publicó una entrevista con la ex diva Virginia Vallejo, que a finales de septiembre publicó su libro “Amando a Pablo, odiando a Escobar”. A la pregunta de por qué sólo ahora expone sus memorias y denuncias contenidas en ese tomo, ella responde: “porque sólo ahora se cierra el círculo”.

El periodista de RCN que la entrevistó no mostró curiosidad por preguntarle a qué “cierre del círculo” se refería quien fue amante de Escobar. Es decir, no mostró curiosidad por el proceso.

A mí, esa frase de Vallejo me recordó otra, escrita por Guillén, en su libro “Los confidentes de Pablo Escobar”, publicado por la editorial independiente “Un Pasquín”, en su serie Documentos, en junio de 2007.

En el primer capítulo, titulado “La mafia se apoderó de Colombia”, mi colega Guillén escribe (página 24):

“Nada detuvo ni ha detenido al narcotráfico en su avance arrollador sobre Colombia. Con Ernesto Samper (1994-1998) el Cartel de Cali consiguió la Presidencia de la República y sus archienemigos del Cartel de Medellín en 2002 le quitaron esa posición con Uribe Vélez”.

Por cierto: todo esto me trae otra cita a la memoria.

En mayo, entrevistado por Juan Gossaín, de RCN Radio, esta fue la parte final del diálogo con el presidente Uribe:

P.- Presidente, la enérgica y categórica, rotunda expresión que usted hizo hace cinco minutos en esta entrevista sobre su respeto a la libertad de prensa, me lleva a suponer que por ejemplo usted no le quitaría la licencia de funcionamiento a Radio Caracas TV.

R.- Juan, a nadie, mejor dicho que ejerzan el periodismo sin licencia, que digan lo que quieran, que hablen en cualquier parte, que me dejen hablar a mí un poquito después de que sea Presidente-

Juan Gossaín.- Señor, muy buen día, muchas gracias, tenga usted.

Presidente Uribe.-A ustedes muchas gracias.

12 comments octubre 8th, 2007


Suscríbase a este blog

Seguime en Twitter

Noticias de Colombia

IPS Noticias de América Latina

Categorias

Archivo

Nada de lo colombiano ha sido ajeno en el trabajo de Constanza Vieira para la agencia de noticias IPS. Desde las cuatro décadas de guerra civil y la acción de sus múltiples bandos armados (guerrillas, ejército, paramilitares, narcos), pasando por el acuerdo humanitario que libere a rehenes y prisioneros, el drama de los desplazados y las comunidades indígenas, el ambiente, el proceso político legal, la relación con países vecinos, la cultura. Todo eso, y más, está presente en el blog personal de esta periodista que también trabajó para Deutschlandfunk, Deutsche Welle, Water Report del Financial Times, National Public Radio y la revista colombiana
Semana, entre otros medios.